Lic. Ps. Rosario Cardoso

SUMARIO: 1. Cuando Montevideo escandalizaba a Buenos Aires – 2. De nativos libres a urbanos oprimidos – 3. El cambio de paradigma de Varela – 4. El sello de la abeja – 5. François Sagan sacude a la sociedad francesa y Amabilia asume como intendenta – 6. Pactos de caballeros – 7. De la espada de Batlle – 8. Acta 129- 9. María Luisa, la Secretaria General – 10. Sin estirpe política: sólo su apellido – 11. Tranquila pero firme – 12. Clases de moral – 13. – La poesía de «Coca» Márquez – 14. 1993: cien años después en el municipio – 15.  «Yo conocí a esa mujer» – 16. ¿Dónde estamos las mujeres en este fin de siglo? ¿Dónde los hombres, nuestros compañeros? – 17 – Amabilia se va, Indira Gandhi asume y nace la   Organización Nacional de la Mujer

Tota tiene muy pocas fotos de su madre. Sus hermanas Julieta –la mayor- y Elda, viven en Montevideo. Seguramente Doña Amabilia cuando se fue a radicar también en esa capital, llevó sus recuerdos. Julia –Tota- entonces, le pidió que le hiciera un ‘apunte’ de su vida para guardar. La hoja ya amarilla, doblada y guardada como una reliquia, resume lo que esta mujer entendió importante contarle a la hija menor que quedó en Rocha, con su familia.

El papel –como los de antes, con renglones y un margen ancho donde la autora fue poniendo cuidadosamente las fechas-, con una tinta que se lee perfectamente, tiene como título “Informes para Tota”.

Fecha:

9 – agosto – 1893 – Día – mes y año de mi nacimiento.

Marzo – 10 – 1918 – Ingresé al Instituto Normal de Señoritas para  seguir Magisterio.

Diciembre- 21 – 1923 – Terminé mi carrera de maestra en el Instituto.

Marzo – 9 – 1924 – Me inicié como Directora enla Escuela RuralNº 54 (Kilómetro 18).

Agosto 1925 – Renuncié al puesto enla Escuelapara venirme a la ciudad y contraer matrimonio.

Setiembre, 3 – 1925 – Contraje matrimonio (con tu papito).

Setiembre, 11 – 1925 – Empecé a trabajar de Ayudante enla Escuela Artigas.

Octubre, 3 – 1936 – Inicié el divorcio (por mi sola voluntad).

Octubre, 23 – 1936 – Perdí a mamá.

En 1938 – Terminó el divorcio. (No recuerdo el mes; pues tardó algunos meses más, por litigio – por la tenencia de ustedes).

En junio 1945 – Gané un concurso para Visitadora Social del Consejo del Niño.

Oct. o Nov. 1945 – Me hice cargo del puesto de Visitadora Social.

Nov. 1948 – Me jubilé como maestra. Fue cuando dejé la querida ¡Escuela Artigas!

Setiembre 28 – 1954 – Renuncié al cargo de Visitadora Social para aceptar la suplencia de Intendente Municipal.

Febrero 15 – 1955 – Por cambio de gobierno, cesé en el cargo de Intendente.

Setiembre 28 – 1955 – Fui designada para integrar el Comité Deptal. Delegado del Consejo del Niño y en la misma fecha me nombraron Presidenta de dicho Comité.

Marzo, 16 – 1960 – Me radiqué definitivamente en Montevideo.

Junio, 22 – 1960 – Renuncié como Presidenta y miembro del Comité Delegado del Consejo del Niño.

Tu mami

Esta historia contada apenas en media carilla por la propia protagonista habla por sí misma. Sencilla, modesta, pero reveladora. Es el resumen de la vida de la primera mujer Intendenta del Uruguay.

 

1. CUANDO MONTEVIDEO ESCANDALIZABA A BUENOS AIRES

 

1893: Chaikovsky acaba de componer “El Cascanueces”. Paul Gauguin se instala enla Polinesia. En Alemania, el químico Félix Hoffman, a partir de antiguas sabidurías sobre vegetales terapéuticos, desarrolla un proceso para producir ácido acetilsalicílico y aparece la aspirina. El mundo asiste a la invención del cinematógrafo de la mano de los hermanos Lumière en Francia, mientras Sigmund Freud crea el psicoanálisis.

Ese mismo año, enla Villade Rocha, nace una niña que se llamará Amabilia Romana, hija de Eufemia Castro y de Juan Manuel Márquez. La menor de una hijuela de 12. Al otro lado del océano, una mujer da a luz un niño, Mao Zedong, quien luego será presidente del Partido Comunista de China. En América, nace otro niño que se conocerá como, Juan Domingo Perón.

Cuba está en guerra de la mano del independentista y escritor José Martí. Mahatma Gandhi, comienza a propagar la política de resistencia pasiva y de no-cooperación con las autoridades como medida para luchar por las libertades civiles en Sudáfrica. Clara Zetkin, organiza en Alemania la sección femenina del partido Socialdemócrata.

En Uruguay, el batllismo urbano y su práctica política de avanzada respecto de las mujeres, escandalizaba a Buenos Aires. En ese tiempo, Montevideo entendía que “todo lo francés era bueno” y copiaba la cultura europea. Las mujeres transgresoras eran admiradas. La poesía erótica de Delmira Agustini era uno de esos emblemas.

El Partido Nacional en cambio, vería con desconfianza la libertad que le daba el Partido Colorado a las mujeres y se mantenía distante de estos temas. Con el liderazgo de Aparicio Saravia, la revolución instalaba dos conceptos de país que continuarán hasta nuestros días. El centralismo versos la descentralización. Unitarios versus federales. Se aceptaba la participación de las mujeres con un perfil ambivalente de mujeres paridoras-subordinadas a mujeres combatientes.

 

 

2. DE NATIVOS LIBRES A URBANOS OPRIMIDOS

 

Las nuevas pautas culturales, impuestas por la clase europea pasaban de un mundo rural con códigos propios a un paradigma urbano y reglamentado de un modo muy diferente. Para ello se modificaron tanto las ideologías como las prácticas y sistemas éticos de la población. “El cambio de sensibilidad” que cita Barrán en su obra.

Orden, disciplina, trabajo, represión eran los nuevos pilares de este proceso. Los primeros afectados por esta nueva moral, fueron los niños, las mujeres y los jóvenes. La imposición de los conceptos de virtud contra vicio cambiaban los modelos. Pedir, divertirse, gastar, descansar eran ahora excesos no aceptados. En tanto trabajar, ahorrar, tener “buena conducta”, ser austeros, eran los nuevos “placeres” y objetivos de esta ideología.

Barrán señala: “…En el momento en que se afianzaba la libertad política y los principios igualitarios, la sensibilidad «civilizada» actuaba como su subsuelo, forma eficacísima de control social que ponía límites precisos a las utopías vinculadas a los reinos del placer. El 900 que descubrió las libertades, inventó también las disciplinas. El obrero obtuvo la jornada de ocho horas pero dejó de jugar.» (1)

Como consecuencia de esas nuevas ideas “importadas de Europa” también se replanteaba lo político. Batlle consideraba la educación como la “base de la ciudadanía y pilar del sistema republicano democrático”. Para construir esta nueva sociedad –que pretendía que fuera un modelo a seguir en América- agregaba los cambios políticos que desterrarían el “prejuicio” (de los sectores conservadores) y la ignorancia (de los iletrados). En el Diario “El Día” –su herramienta de ideologización- escribía: “Nuestra República debe aprovechar estos tiempos de formación que corren por ella, en que es fácil corregir vicios y defectos incipientes, así como implantar instituciones nuevas, y prepararse para ocupar un puesto distinguido entre las naciones civilizadas, no por la prepotencia de la fuerza (…) sino por lo racional y avanzado de sus leyes, por su amplio espíritu de justicia, y por el vigor físico, moral e intelectual de sus hijos.” Otra de sus frases muy conocidas fue: “Hagamos una ley esencialmente feminista que asombre al mundo, que atraiga sobre nuestro bello y progresista país la simpática atención de toda la humanidad”.

El mundo político veía a las mujeres como inferiores: “una especie fisiológicamente organizada en desventaja”, diría el filósofo Carlos Vaz Ferreira. Obviamente este académico planteaba que el propósito no debía ser el de igualar la condición de la mujer a la del hombre, sino compensar la desigualdad biológica a través de la legislación. El mismo lo llamará “feminismo de compensación”. El batllismo procurará entonces “protegerla”. Para ello la instruirá (le permitirá educarse) y luego le concederá ciertos derechos políticos para transformarla en una ciudadana acorde con los requerimientos de un país “moderno”.

 

La joven Amabilia

La joven Amabilia

Los socialistas de la época se referían al rol de la mujer como madre. Emilio Frugoni señalaba: “No basta, para educar debidamente a la mujer, la instrucción primaria que recibe hasta los 14 años y que abandona a la niña aún con un reducido bagaje de conocimientos que olvidará para entregarse a adornos inútiles, si pertenece a las clases acomodadas, o para entregarse a oficios y ocupaciones que embotarán sus facultades, si pertenece a las clases menesterosas. Es necesario completar esta instrucción con la instrucción secundaria para hacer de la mujer una buena madre de familia y una perfecta compañera del hombre”.

 

3. EL CAMBIO DE PARADIGMA DE VARELA

 

                        «¿Desde cuándo las mujeres son capaces de pensar? …Las naciones en que las mujeres saben hacer algo más que coser, están perdidas. La mujer sólo sirve para pegar botones y hacer el puchero. ¿Es que los Estados Unidos es una nación formada por hombres de dos sexos en los que jamás se encuentra una mujer?» José Pedro Varela, escribía esto en 1867, antes del viaje que realizó a Inglaterra y luego a Estados Unidos (2).

Sin embargo, fue capaz de reevaluar su pensamiento durante ese decisivo viaje. A su regreso, desarrolló su nuevo paradigma en toda su obra de reforma educativa. A partir de allí, las mujeres ocuparon –y ocupan hasta hoy- un lugar preponderante en la educación uruguaya.

La visita de Varela a Londres, a fines de 1867 le permite conocer el Movimiento Sufragista. Luego escribirá: “…en Inglaterra, acaba de ser presentada en la Cámara una petición firmada por veinte mil mujeres reclamando sus derechos” [...] “…de la Inglaterra en la que uno de los más grandes oradores, presentó no ha mucho un proyecto, concediendo, digo mal, restituyendo sus derechos políticos a una parte de las mujeres. La Inglaterra donde Stuart Mill hace tronar su voz a fa­vor de tan justa causa”.

En esos pocos meses, -esta vez desde Nueva York-, continúa su proceso de reevaluación a favor de la paridad.  Sus biógrafos recuperan sus comentarios acerca de un acto político al cual asistió (invitado por Sarmiento), donde la única oradora era una mujer: “[...] Y tristemente he tenido que decir adiós a una idea que había vivido en mí desde la infancia, convenciéndome de que el sentimiento y la inteligencia no se excluyen; de que la gracia y el estudio pueden caminar juntos en medio de las tribulaciones de la vida, y en fin, de que la mujer con la misma voz con que acaba de pronunciar un discurso político o una disertación científica, puede, algunos instan­tes después, entonar el arrorró, junto a la cuna de un niño que dormita “.

No fueron pocos los enfrentamientos que tuvo este hombre al ‘importar’ esta propuesta cultural. Acusado de querer imponer ‘ideas foráneas’, discutido y atacado en la prensa, respondió desde esos mismos lugares, dejando las constancias que la historia luego recogería. “No creo que puedan los hombres al fecundar y cultivar la tierra donde se planta un roble, decirle, “crecerás hasta la altura del duraznero y allí te detendrás —y no creo tampoco que a la inteligencia de la mujer fecundada y desarrollada por la educación, puede decírse­le “abrazarás ciertas esferas de la actividad humana, pero sin pasar ciertos límites que nosotros hemos señalado arbitrariamente”. [...] “Levantad la mujer a la altura intelectual del hombre, y como consecuencia infalible tendréis que devolverle los derechos políticos de que la habéis despojado “.[...] “Los derechos políticos, son un resultado natural y lógico, de la educación. La escuela es la oficina donde se conceden las cartas de ciuda­danía. En los pueblos bien organizados será siempre la inteligencia la que gobierna, y la inteligencia a pesar del artículo la, no es femenina, ni masculino; no tiene género, ni tiene sexo”. [...] “Hay un error grave en suponer que los hombres pueden dar o quitar un derecho”.

La propuesta de un sis­tema educativo público laico, obli­gatorio y mixto, revolucionó la sociedad de fines del siglo XIX. De la mano de “La educación del pueblo” (1874) y “La legislación escolar” (1876), el refor­mador logra abrir una puerta importante: el magisterio fue el primer gran paso permitido a las mujeres uruguayas para “salir de la igno­rancia y el ostracismo”.

De manera que esta propuesta se convirtió hasta mediados del siglo XX en Uruguay, en “la puerta de escape” hacia la libertad y autonomía de las mujeres. Era la primera profesión socialmente aceptada y permitida para el género.

 

4. EL SELLO DE LA ABEJA

 

En ese contexto, a fines de 1923, Amabilia se recibe de maestra en el Instituto de Señoritas de Montevideo y regresa para instalarse en la ciudad de Rocha. Seguramente el regreso lo hizo en diligencia (el ferrocarril recién llegó en 1928).

 

 

Amabilia en el Instituto de Señoritas de Montevideo

Amabilia en el Instituto de Señoritas de Montevideo

Al año siguiente se hace cargo de su primera escuela, Nº54, aunos kilómetros de la ciudad donde será la maestra y directora por unos meses. En otro lugar del continente, el pensador y político peruano Víctor Raúl Haya dela Torrefunda, desde su exilio en México,la Alianza PopularRevolucionaria Americana (APRA). Los principales objetivos de este partido político eran la unidad política de América Latina, la lucha contra el imperialismo estadounidense, la nacionalización de tierras e industrias y la internacionalización del Canal de Panamá. En ese mismo momento pero en España, Victoria Kent es la primera mujer que ingresa en el Colegio de Abogados de Madrid

En 1925, Doña Amabilia ingresará a la escuela Nº 7, General Artigas, de la ciudad de Rocha, donde trabajará hasta su jubilación en 1948. En setiembre de 1925 se casa con un empleado municipal, Francisco Pezzolo hijo, con quien tendrá sus tres hijas y del cual luego se divorciará en 1938. Ese mismo año, Virginia Woolf, publica “Orlando” y Margaret Mead trabaja en su principal obra “Adolescencia y cultura en Samoa”

 

5. FRANÇOIS SAGAN SACUDE A LA SOCIEDAD FRANCESA Y     AMABILIA ASUME COMO INTENDENTA

 

1954 encuentra en América a Cuba bajo la dictadura de Fulgencio Batista y en plena gesta de la revolución que luego será victoriosa en el ’59. La matemática estadounidense Grace Murray Hopper acaba de desarrollar el primer compilador, un programa que traduce las instrucciones con palabras en inglés al lenguaje de una computadora. En Bolivia, Víctor Paz Estenssoro está en la presidencia y nacionaliza las empresas mineras de estaño, inicia una reforma agraria y establece el sufragio universal. Estados Unidos en tanto, hace estallar la primera bomba de hidrógeno. El escritor Juan Rulfo, acaba de publicar “El llano en llamas” donde introduce el lenguaje coloquial de los campesinos mexicanos. Fallece Frida Kahlo.

Amabilia asume justo cuando se iniciala Guerradela Independenciaargelina donde los nacionalistas lucharon contra las autoridades coloniales francesas con el objeto de que Argelia accediera a la independencia. Un mes después que el presidente brasileño Getulio Vargas, envuelto en escándalos de corrupción financiera, dimitiera y se suicidara.

Françoise Sagan en tanto, escandaliza a la sociedad francesa con la publicación, de la novela “Buenos días, tristeza”. Según lo señala la agencia Stop Press: “Sagan crea personajes que han perdido la fe en los valores de la clase media, un tema cercano a la autora, que sólo tiene 18 años y tardó cuatro semanas en escribir la obra.”

En la comarca, acaba de fallecer sorpresivamente el intendente y asume por primera vez en ese cargo una mujer.

 

6. PACTOS DE CABALLEROS

 

En las elecciones de 1950 el partido colorado presenta en Rocha dos listas con una particularidad: llevaban exactamente los mismos candidatos a la intendencia: el titular y los suplentes. Ambos líderes (Dr. Víctor Galcerán Fonseca por la lista 15 y el Dr. Mario Sobrero por la lista 14) habían acordado en pacto de caballeros que, si ganaba una, renunciaban los que pertenecían a la otra y viceversa. Sólo se modificaba la lista de los candidatos a ediles. De modo que al ganar la lista 114, renunciaron automáticamente el titular y el segundo suplente. Entonces asumió el primer suplente, el Dr. Mario Sobrero. Al fallecer el Dr. Sobrero, el tercer suplente, el Sr. Cambre, asume por un mes y luego renuncia para ser nuevamente candidato. La cuarta suplenta, Doña Amabilia subroga a éste y es intendenta hasta el final del periodo.

 

Campaña de 1950 junto al Dr. Mario Sobrero

Campaña de 1950 junto al Dr. Mario Sobrero

 

“Luego de la muerte de José Batlle y Ordóñez en 1929, el batllismo pasa por diversas etapas y fraccionamientos. De modo que en 1950, existían dos grandes sectores definidos por el número de sus listas. Bajo la lista 14, se reunieron los seguidores de la filosofía batllista, llamados por algunos “los ortodoxos”, los del diario “El Día”. La otra propuesta, nucleaba en la lista 15, a los seguidores de Luis Batlle, que era, como te diría, una propuesta personalista, sin una filosofía partidaria; diríamos que era la lista de Luis y sus amigos”. Don Cacho –Julio Silvera padre- se reclina en su confortable butaca del Hotel La Tuna de La Paloma. El ventanal inmenso nos acerca la isla y el mar. Perteneciente a la lista opositora –la 15- recuerda con afecto a Doña Amabilia y especialmente a su hija mayor. “Con Julieta fuimos años compañeros de trabajo en la Escuela Agraria. Éramos administrativos los dos. Después ella se fue a Montevideo y a Buenos Aires y no la vi más. ¿Sabías que fue la primera taximetrista de Rocha?” Se ríe y se vuelve a reclinar desde su proa al Atlántico.

 

7. DE LA ESPADA DE BATLLE

 

“Ah, nooo. ¡Esa Señora no era de arrear con el poncho!” –señala-. “Tenía personalidad, mucha personalidad. Ella fue una administradora circunstancial, pero estaba en ese lugar de la lista porque tenía su gente. Ella tenía su propia gente. Era muy respetada. Muy respetada. Era maestra y era muy inteligente. Si a ella le venían con algo raro, a ella no la envolvían, ella se asesoraba muy bien. Ella en sí no era política, pero ella consultaba con las dos grandes figuras políticas de su grupo. Era una señora de la espada de Batlle, de la cofradía del batllismo ortodoxo. Y te digo más: allá por el ’33, cuando la dictadura de Terra, ella no la debe de haber pasado muy bien con los riveristas. Porque esa gente que eran los Pelayo, Casals, todos eran los de la 14, de un grupo muy selecto, del grupo de Don Pepe. Y ella también. Del batllismo ortodoxo.”

 

 

 

Lista 115 del Partido Colorado postulando a Víctor G. Fonseca y a Amabilia Márquez Castro como suplente

Lista 115 del Partido Colorado postulando a Víctor G. Fonseca y a Amabilia Márquez Castro como suplente

 

 

 ACTA 129

                    

8. ACTA 129

 

En la Junta Departamentalse conserva el Acta Nº 129 donde se documenta el cambio de mando. El documento comienza señalando que: “En la ciudad de Rocha, a veintiocho de setiembre de mil novecientos cincuenta y cuatro, reunióse la Junta Departamental, en sesión extraordinaria, con asistencia de sus miembros”.

“[...] siendo las 14 y 30 se declara abierto el acto, expresando el señor Presidente que ha sido con­vocada la Corporación a esta sesión extraordinaria en virtud de que el señor Intendente ha presentado renuncia del cargo. [...] la misma, de acuerdo con lo expresado en su nota, es motivada por obligaciones constitucionales, pues el señor Cambre debía renunciar ayer como lo hizo para poder ser candidato a un cargo electivo para el próximo período de gobierno”.

“[...] la Corporación ha resuelto convocar a la señora Márquez Castro, y encontrándose la misma presente en Sala se le da posesión del cargo. Manifiesta que espera que en el futuro, al igual que sucedió conel ex-IntendenteDr. Sobrero y con el señor Cambre, continúe imperando mutua comprensión y respeto entre ambos poderes municipales. Conociendo, dice, a Doña Amabilia Márquez Castro, está seguro que será en el desempeño de sus funciones toda una garantía. Dice a la vez, que él personalmente y cree toda la Corporación estarán en todo momento dispuestos a prestar su colabo­ración para buscar solución adecuada a los diversospro­blemas que a diario se plantean al gobierno Departamental. La señora Intendente manifiesta que pondrá en el desempeño del difícil cometido que pasa a desempeñar toda su mejor voluntad, y que pese a su modestia hará todo lo que le sea posible, sin escatimar esfuerzos en pro de justas soluciones. Y que además desea adelantar que estará siempre dispuesta a trabajar en estrecha colaboración con la Junta Departamental.”

 

9. MARÍA LUISA, LA SECRETARIA GENERAL

 

Doña Amabilia tuvo una secretaria general mujer. Tuvimos oportunidad de entrevistarla en Montevideo. María Luisa Gallo a punto de cumplir 101 años nos contó algunos recuerdos de esa época en que ella fue Secretaria General del Municipio. Nos decía: “Yo le dije al Dr. Sobrero cuando entró: “Señor Intendente, mi padre murió peleando con Aparicio unos meses antes de mi nacimiento. Por tanto yo soy del Partido Nacional, así que disponga Ud. de mi cargo”. Porque como él era colorado y yo estaba desde el periodo anterior de Blanco Pereyra Núñez que era de mi partido… Entonces él me contestó: “Señora, si Ud. es buena funcionaria, a mí no me importa de qué partido sea”. Así que quedé nuevamente como Secretaria del municipio. Cuando él falleció, seguí con Doña Amabilia y después me jubilé. Ella era una excelente persona. Muy respetada y apreciada. Antes no era como ahora. Había mucho respeto con las señoras. Eran otros valores.” Cuando le preguntamos por Doña Amabilia señaló: “Estuvo unos pocos meses… Bueno, terminó las obras del estadio municipal que luego llevó el nombre del Dr. Sobrero, aunque en realidad había sido iniciado en la administración anterior. Era muy trabajadora y responsable. Muy seria.”

 

10. SIN ESTIRPE POLÍTICA: SÓLO SU APELLIDO

 

Eufemia Castro, la madre de Amabilia era hacendada y vivía con sus hijos en el norte del departamento. Luego de enviudar de Márquez, se volvió a casar con un militar, de apellido Candiota. Amabilia fue a la escuela de Barra de Chuy, en el 1900 y luego, se fue a Montevideo a casa de un hermano a estudiar en el Instituto de Señoritas donde en 1923 se recibirá de maestra. Su hija menor Julia nos comentó que “a ella siempre le gustó mucho la política, le gustaba ir al comité”.

«En mi familia eran colorados pero estaban dedicados al campo. No había políticos». «Ella empezó en esa actividad con quien luego fue intendente en 1942, Arístides Lezama. Era muy amiga, de él y su esposa. Yo a veces la acompañaba a las vistas a los barrios y ella nunca prometía nada. Hablaba con la gente, escuchaba pero jamás les prometía nada. No le gustaba decir discursos. Ella siempre estaba trabajando. Igual que en casa, que daba clases particulares hasta tarde en la noche y traía los cuadernos de los alumnos para corregir. Mientras mamá estaba en la escuela, nosotras nos quedábamos con una de sus hermanas que vivía con nosotros en casa», señala Julia.

El periodista Víctor Velázquez, en una interesante investigación, descubrió que Doña Amabilia también fue la primera edila mujer proclamada en Rocha. Enla Corte Electoralluego de las elecciones de noviembre de 1942, consta su proclamación dentro de los ediles suplentes que luego integraránla Junta Departamentalde Rocha entre 1943 y 1947. En esa ocasión fue electa por el sublema “Honradez y Trabajo”, lista 15 del Partido Colorado.

“Siempre era consultada y su palabra era requerida y muy escuchada –agrega “Mengueche”, el esposo de Julia-. Yo la recuerdo como una madre. Siempre hablábamos de política. Yo era funcionario de tesorería de la intendencia cuando ella entró y allí todo era de mucho respeto. Y el que no cumplía era sancionado. Recuerdo que una vez, a uno de los técnicos de gran prestigio que había mandado unas máquinas para arreglar un terreno de su propiedad, ella se enteró y le puso 3 días de suspensión. ¡Y había que sancionar a Don Carlos! Era muy recta y justa. Fíjate que un sobrino que trabajaba en el municipio se disgustó con ella porque cuando ella se fue, presupuestó a algunos funcionarios que les correspondía y a él no lo presupuestó por ser pariente.”

«Ella no quería asumir como intendenta», dice Julia casi en secreto-, «porque estaba trabajando como visitadora social. Se había jubilado de maestra y había concursado para visitadora. El que la convenció, que fue a casa y habló con ella porque la quería muchísimo fue don Javier» (Javier Barrios Amorín). «Pero Don Javier era blanco», señalamos. Julia dice: «Sí. Pero eran amigos, muy amigos. Él era su abogado, además, le había hecho el divorcio y la admiraba mucho. Él vino a casa y estuvo un rato hablando con ella en el comedor. Cuando él se fue, mamá dijo: «Bueno, voy a aceptar el cargo». Julia mira al piso, recuerda y continúa: «pero cuando murió, en el ’66, otro blanco que era el intendente en ese momento, no permitió que la velaran en el Municipio… el cortejo pasó por la puerta, nada más…»

 

11. TRANQUILA PERO FIRME

 

La doctora Pura Paciello, amiga y correligionaria nos comenta que: “ella era… cómo decirte, bajita, una señora… tranquila, parecía muy serena, pero se hacía respetar. Ella era así: tranquila pero muy firme”. Otras personas que la describen nos han contado que podría pasar perfectamente desapercibida. No era nada llamativa. Siempre andaba vestida de negro o gris. Recogía su pelo en un discreto moño a la altura de la nuca. Otros recuerdan episodios jocosos relacionados con su problema de visión. Una señora que fue su empleada nos cuenta. “Yo la acompañaba a todas partes, trabajaba con ella. Era muy corta de vista, no veía nada. Entonces yo le leía las cartas. Me acuerdo que cuando ella escribía, cerraba luego los sobres y para pegarlos bien, se sentaba arriba de ellos. Después, cuando se levantaba, yo salía atrás de ella porque andaba con ellos pegados en la pollera.” “Hablaba tan bajito que había que hacer un silencio casi absoluto para escucharla”, comenta una ex alumna. “Muy seria”, coincide la mayoría. “Muy inteligente”, señalan algunos hombres que la conocieron. “Se la respetaba mucho” indican la mayoría de los entrevistados.

 

12. CLASES DE MORAL

Muchos ex alumnos la recuerdan como una persona muy estricta, muy recta en todo lo que hacía. Como docente, “con ella se aprendía todo”, “la respetábamos mucho”, “se preocupaba de enseñar valores, cómo comportarse en la calle, pararse frente a una persona mayor o un militar”. “Era delgada, con moño, hablaba bajo pero de forma muy enérgica”. “Nos enseñaba cómo había que proceder en la vida, cómo había que comportarse en la calle, cómo votar, cómo dirigirse a una persona mayor, daba clases de educación moral. Hablaba bajo, suave, pero con seguridad. Hablaba tan, pero tan bajo, que había que hacer un silencio tremendo y poner todos los sentidos para oírla.” En sus cartas y comunicaciones familiares se observa que la docencia fue el eje esencial en su vida. Dictaba además clases particulares y dedicaba mucho tiempo extra a enseñar manualidades a los niños. Luego de jubilarse, al presentarse al concurso como Visitadora Social, muestra una vez más su preocupación permanente por la infancia.

 

13. LA POESÍA DE «COCA» MÁRQUEZ

 

Libera J. dela Torrey Soledad del Río fueron los seudónimos con los que Doña Amabilia firmaba en 1934, 1938, 1941 y 1944 sus poemas que aparecían en el diario “La Palabra”. En sus manuscritos, firma “Coca” Márquez. Apenas como muestra, el siguiente poema publicado en la prensa local de esa época.

 

 

ALTIVEZ

Cuando seres inferiores pretendan deprimirnos, -alcemos silentes la cabeza y… –dejemos que en la sombra del silencio- se pierda la voz del servilismo.

Cuando sientas que la luna envilecida –va extendiendo su zarpazo sobre ti, -no te sientas humillada ni vencida –que a tu altar no llega el vil reptil!

Cuando sientas la jauría de las fieras –que pretende tu sueño perturbar –no te inmutes, ni te inquietes, -ni desciendas de tu plano –que es la sombra de tu alteza que les causa malestar!

Yo te admiro. ¡Sigue incólume y altiva en tu sitial! –Cuánto diera por saberte siempre así.- Grande y noble, esculpiendo en la elocuencia del silencio, -como emblema de tu estirpe.- Las sierpes no llegan hasta mí!!!”

 

 

14. 1993: CIEN AÑOS DESPUÉS EN EL MUNICIPIO

 

Homenaje a Amabilia Márquez Castro enla IntendenciaMunicipalde Rocha a cargo de Elida Marquizo

Homenaje a Amabilia Márquez Castro enla IntendenciaMunicipalde Rocha a cargo de Elida Marquizo

 

En agosto de 1993 la ciudad de Rocha celebraba su bicentenario. Doña Amabilia cumpliría 100 años. De manera que se colocó una placa en el municipio en su memoria. En esa oportunidad, se dio lectura a parte de la entrevista que Ángel María Luna padre, le realizó para la revista “Mundo Uruguayo”. En ella el periodista señalaba: “Conocemos a la señora Intendente desde hace muchos años. Sabemos cuál ha sido siempre su norma de conducta frente a todos los problemas: sociales, políticos, magisteriales, porque no podemos olvidar en esta nota que doña Amabilia Márquez Castro integró por muchos años el cuerpo magisterial de Rocha y cumplió su misión docente en destacada forma. Estimuló con su noble espíritu y su ejemplo, a la juventud estudiosa de varias generaciones y formó una legión de maestros, muchos de los cuales actúan en aquel Departamento del Este.”

15. «YO CONOCÍ A ESA MUJER»

 

En la oportunidad, una compañera del partido de aquel tiempo,la Profesora MaríaÉlida Marquizo, hizo uso de la palabra.

«Siendo doña Amabilia, en su versatilidad y constante labor, maestra por largos años de su «querida Escuela Artigas», nos sentimos comprometidos con todos los maestros a, en principio, estar hoy acá. Ya seguirán otros… Hoy también con el aval del Sr. Intendente, el Sr. Presidente de la Junta Departamental y señores ediles, podrá descubrirse una hermosa placa para que nadie más la olvide. [...] Que no olvidemos a esta mujer, maestra ella, primero que nada, maestra, hasta el fin de sus días. Que no nos olvidemos digo, que de su pobreza y de su humildad, se elevó al corazón de sus niños, de sus compañeros de trabajo y siguió sin parar el rastro de los desvalidos de Rocha.»

«Amabilia Márquez Castro, antes de ser Intendenta en 1954, manteniendo su vocación de servicio y por concurso, fue Visitadora social, cargo al que renuncia para ocupar el de la Comuna.»

«Yo la conocí personalmente. En su sencillo escritorio particular de trabajo, luchaba silenciosamente (así lo dice en «Altivez»), la crítica siempre está acechando, recuerden el poema: «Cuando seres inferiores pretendan deprimirnos, alcemos silentes la cabeza». Eran tiempos de discordia política graves (año 1938). Yo vi entonces esa cabeza silente y oí la voz suave: mantenía su altivez y su fuerza espiritual incólume. Y decía: “sigamos trabajando”.»

«De su obra en el Municipio se puede decir que en un reportaje para la revista «Mundo Uruguayo» contesta ella, que en los meses que debe trabajar: ´Pienso continuar la obra que con tanto cariño y entusiasmo comenzó el Dr. Mario Sobrero. Creo que algunas se podrán terminar y las demás, trataré de acercarlas a la finalización. El Estadio, podríamos decir que está pronto, faltándole claro está, algunos detalles. En la calle internacional de Chuy se está trabajando intensamente: casualmente, hace pocos días visité esa obra. En la pavimentación de algunas calles de Rocha, Castillos, Lascano, La Pedrera y La Paloma, continúa el trabajo de tan importante obra. Se inaugurará, posiblemente en el correr de la próxima semana, la Plaza del pueblo Cebollatí, en la que luce un busto de Artigas. Iré a inaugurarla ya que los maestros de aquella localidad desean realizar un acto con la intervención  de la Escuela del lugar´. Entre sus decretos, nos compete recordar que con uno de ellos, su nombre estará en la Historia de la Música del Uruguay: pionera como siempre, ella designa para el cargo de Director del Conservatorio Municipal, que estaba acéfalo, al Maestro Héctor Tosar, uno de los más grandes músicos que ha dado el país al mundo.”

 

16. ¿DÓNDE ESTAMOS LAS MUJERES EN ESTE FIN DE SIGLO? ¿DÓNDE LOS HOMBRES, NUESTROS COMPAÑEROS?

La profesora Marquizo continuó su discurso: «En la Placa que inmediatamente se descubrirá en el hall de esta Comuna Uds. leerán una frase que extrajimos de sus propias respuestas a aquella entrevista: “Aspiro a no defraudar la esperanza de la mujer y dejar muy en alto el prestigio que ha venido conquistando al correr de los años”. profético mensaje. Pero acaso, ¿quizá no la habremos defraudado nosotros a ella? ¿Dónde estamos las mujeres en este fin de siglo?, ¿Dónde  los hombres, nuestros compañeros? ¿Qué estamos haciendo todos? ¿Y los niños carentes que ella protegía están mejor? ¿Quién era esta mensajera que al empezar el siglo ya traía imágenes de un mundo que recién hoy estamos tratando de entender? Estoy hablando de la propuesta vital que desde sus ámbitos de trabajo y desarrollo, una y otra vez, con su pausa y tolerancia habitual, su pequeña figura intentó trasmitirnos.»

«Quiero hacer una última reflexión, aunque me quedan muchas: ya todos habrán apreciado el interés profundo de esta maestra, mujer de tierra adentro, por la condición de las mujeres. Esto se ve en otro de sus poemas. Amabilia quería una mujer hermosa, pero también exige: “cuida tu alma y tu corazón”; sana físicamente, ¿es que quizás piensa en los niños futuros, hijos de

madres sanas?…”.

«No sólo amó los niños de las escuelas que ella atendió durante 25 años: tuvo también que amparar y amar tantos niños, que muchas veces sin techo, acunaba hasta en su casa, aún después de renunciar a la presidencia del entonces llamado “Consejo Del Niño”. Esto no solamente es responsabilidad funcional; aquellos de menos de 40 años, reflexionen sobre este ejemplo de fraternidad y de amor sui géneris en Rocha.»

«Termino por agradecer la presencia de la progenie de esta mujer excepcional en la República, que además fue por su sola voluntad, madre y jefa de hogar, pionera una vez más.»

«Hoy mismo y ya, el pueblo de Rocha reconoce y agradece a sus tres hijas, haber sacrificado tantos momentos de su niñez y juventud en aras de un futuro mejor para todos, y haber compartido junto a su madre el tiempo, la solidaridad y el amor por el bienestar de los rochenses.»

«En estos tiempos modernos ella, la pionera, deja su ejemplo a hombres y mujeres de cómo se debe militar realmente, sin intereses espurios, sólo por amor a la gente. Fue una mujer moderna. Tal vez cambien los vientos, si todos nos mentalizamos como ella lo hizo.»

17. AMABILIA SE VA, INDIRA GANDHI ASUME Y NACE LA ORGANIZACIÓN NACIONAL DE LA MUJER

 

Amabilia fallece en Montevideo, en 1966, el mismo año en que la escritora y activista feminista estadounidense Betty Friedan fundala Organización Nacionaldela Mujer(en inglés, National Organization for Women, NOW), institución cuya misión sería luchar por la igualdad de derechos de las mujeres. El mismo año en que Indira Gandhi, se convierte en primera ministra dela India.

El Dr. Tabaré Sobrero, médico veterinario, hijo del Dr. Mario Sobrero, nos decía: “Lamentablemente Rocha nunca reconoció la trayectoria brillante de Doña Amabilia y los movimientos feministas tampoco, pese a que honró su memoria. Debería llevar su nombre por lo menos una calle de la ciudad.”

A excepción de la pequeña placa que luce el hall del municipio, su nombre sólo existe ahora en el recuerdo de unos cuantos ciudadanos. Desterrada del olvido pero bajo la condena del silencio. Doña Amabilia “sigue trabajando” –como ella diría-, con la complicidad de la memoria colectiva, para decir “presente” en la escuela de la paridad.

 

 

(1)   Barrán, J. y Nahum, B. El Uruguay del novecientos. Ed. Banda Oriental. Montevideo. 1979 y Barrán, J.

(2)   «Historia de la sensibilidad en el Uruguay». Tomo 2. El disciplinamiento (1860-1920). Ed. Banda Oriental. Montevideo. 1993.

(3)   Telmo Manacorda. “José Pedro Varela” Impresora Uruguaya, 1948, Montevideo.

 

ROSARIO CARDOSO es Licenciada en Psicología, experta en género y desarrollo comunitario. Fundadora e integrante de la Primer Directivade S.U.A.TE.C. (Sociedad Uruguaya de Análisis y Terapia del Comportamiento) y Fundadora y directiva del Primer Instituto Cooperativo Uruguayo de Psicología, entre otras asociaciones. Desde 1990 se dedica a la investigación acerca de la cultura, identidad y desarrollo local. Ha publicado en tres libros compartidos (20 poetas uruguayos contemporáneos, Ediciones La Urpila, Montevideo, 1981, Poesía Rochense Hoy, Autores Varios, Ediciones de la Banda Oriental, Montevideo, 1991 y Las Recetas del Valiza del Escritor Juan Antonio Varese, Capítulo Y ahora, cocina tú, que te toca a ti, Editorial Fin de Siglo, Montevideo, 1996) y dos obras individuales: De irreverencias y Ternuras, Imprenta Gráfica Rocha, 1996 y Nombres y Secretos de una Costa Encantada, Editorial Torre del Vigía, Montevideo, 2006.

 

Tags: