<

RHR – Nº 8

PRESENTACIÓN RHR Nº 8

   31 agosto 2016

Este ha sido un número particularmente difícil. El 2015 es un año complejo para el país en todos sus aspectos, especialmente el económico. Imposible que tal situación fuera ajena al proyecto editorial que encabezamos. Es más, este tipo de emprendimientos son los que primero acusan el impacto.

Nunca ha sido la publicación de esta revista un factor de lucro. Apenas si hemos logrado amortiguar aproximadamente la mitad de su costo a través de la colaboración de diferentes empresas privadas del medio. El resto ha sido solventado por aportes de la Dirección y la venta de las propias revistas que se venden casi a precio de costo pues –reiteramos – la rentabilidad no ha sido el motor de este emprendimiento.


index_clip_image002

A la memoria de Julio Pérez Corbo, el Maestro y el amigo, “con quien tanto quería”, con el que escribimos las líneas sobre Carduz Viera , incluidas en este artículo.

 

SUMARIO: 1. A modo de introducción – 2. José Carduz Viera – 3. Enrique Silva

 
1. A modo de introducción
 

En un espléndido libro autobiográfico, “Ahora hablaré de mí” (Unamuno agregaría “perdonadme, pero es lo que tengo más a mano”), Antonio Gala piensa y siente  “Las ciudades y yo”: “¿Hay alguien que pueda decir, con todo fundamento, que conoce una ciudad? Qué cosa tan ardua: cada hora, con cada luz, bajo la yerta luna como una noche americana, bajo los zumos de naranja y fresa de los atardeceres; cada calle, cada rostro representativo, cada actitud de los que esperan un autobús o un amor que se retrasa…¿Es de los ciudadanos la ciudad? Sólo en apariencia, lo cierto es lo contrario: son ellos los que están sellados con su sello, adjudicados a ella, pertenecientes a ella hasta el final (…) Todo es distinto bajo una luz distinta. Para ver las ciudades no hay que llevar luz propia. Hay que dejar que la suya nos invada. Que nos envuelva y nos perdone. Porque, ante el resto de los hombres que la construyeron y que la mantienen, todos tenemos mucho por qué ser perdonados”.


Primera campaña callejera de recolección de fondos, “Cuidemos a nuestros viejos”. Los Leones aparecen en la fotografía con las alcancías utilizadas en la misma.

1. Fundación
 

El Club de Leones de Rocha, recibió su Carta Constitutiva de la Asociación Internacional de Clubes de Leones, el 12 de mayo de 1965. Fue su inspirador y fundador, el Dr. Juan Carlos Pertusso Pasqualetti, médico-cirujano oriundo de la ciudad de La Paz, Canelones, radicado en Rocha en 1931,  quién ejerció esa profesión con dedicación y brillantez durante muchos años. Asesorado por un amigo, socio del Club de Leones de Treinta y Tres, logró reunir a diecisiete ciudadanos de Rocha de su conocimiento, de distintos  oficios y profesiones, realizando reuniones en la sala de espera de su consultorio; y con el padrinazgo del Club de Leones de Punta del Este, lo afilió a la Asociación Internacional. Fue su primer Presidente el león Esc. Ángel  Rocca López, “Bibí”. Los diecisiete leones fundadores, fueron:  Esc. Ángel Rocca López, José Luis Miraglia, Quím. Farmacéutico Santiago Pradere Machado, Victoriano Pereira, Milton Silva, Eduardo Marfetán, Milton Mancebo, Esc. José Ramón Luna Pradere, Humberto Correa, Raúl Virginio, Néstor San Martín, Dr. Pablo Enrique Pertusso Fierro, Elio López Arce, Florencio Pérez Corbo, Rubens Testa Mérica, Rodolfo Vidal y Byron González.  Aún permanecen como socios activos, tres Leones Fundadores: león Dr. Pablo Enrique Pertusso Fierro, león Elio López Arce y león Florencio Pérez Corbo


El Esc. Federico Ribas y su familia

1. Cronología histórica
 

El 25 de agosto de 1886 se inauguró el alumbrado público en la ciudad de Montevideo.

Tal acontecimiento, que desterraba para siempre los sistemas a kerosene y gas, produjo enorme impacto entre la población, como  es de suponerse, y arrancó expresiones de indisimulado frenesí entre los cronistas del momento:“Un ¡OH! de admiración, fuerte, prolongado, inmenso, escapó  al unísono de tantos millares de bocas, cuando desde la pirámide de hierro colocada en el centro de la Plaza, y que sostiene el gran foco de luz eléctrica, este lo iluminara todo con su plateada claridad.”


ARTIGAS GRAÑA

1. Introducción
 

“Si propones ese nombre, desde el día antes voy a estar con la mano levantada”. Resonó con fuerza la voz grave del edil Roberto “Pancho” González, en los pasillos de la Junta Departamental de Rocha. Desde la Junta Local de Velázquez, la que tenía el honor de presidir, se había enviado un planteo con la propuesta de diversos ciudadanos de la villa para hacer un nomenclátor y me correspondía visitar las diferentes bancadas para obtener el apoyo a la propuesta y así dar una rápida respuesta al planteamiento que contaba con el aval del Sr. Intendente quien se aprestaba a enviar el mensaje. Eran los inicios de 1998.


punta8

1. Presentación
 

Tratar de penetrar en los misterios de Punta del Diablo no es tarea fácil.  Profundizar en los tiempos en que surgió como un precario asentamiento en los desolados cerros, (denominados Punta del Mogote, en viejos mapas), cercanos a Punta Palmar, es un desafío que obliga a ejercitar la mente, la memoria y la imaginación.

Hombres y mujeres que osaron enfrentar la bravura de «la mar» en procura de un mejor destino, fueron cimentando una identidad definida, tallada a templanza y trabajo, curtida de soles, sal, viento y agua, que con ribetes de leyenda, pautaron la apuesta de un puñado de orientales resueltos a dejar de dar la espalda al mar, esa estancia ignorada durante tanto tiempo por el resto de sus compatriotas.

SUMARIO: 1. Palmar Butiá Orodata: ficha técnica- 2. Ecosistema único en el mundo- 3. Pioneros en las investigaciones- 4. Legislación general y especial en la materia- 5. Impedimentos para la regeneración de nuevos individuos- 6. Riqueza cultural- 7. Otros datos de 1915- 8. El palmar en la expresión literaria- 9. Expresiones plásticas del palmar- 10. ¿Qué se sabe de la ecología del palmar?- 11. Narraciones de fines de S. XIX- 12. Crónicas de una visita al palmar en 1930- 13. Algunas historias del palmar- 14. Mística- 15. ¿Un nuevo palmar?- 16. Que nos contagie este ejemplo.
ESTE TRABAJO ESTÁ DEDICADO A LA MEMORIA DE TODOS LOS TRABAJADORES DEL PALMAR, HOY AUSENTES, Y A LOS ACTUALES ARTESANOS, OBREROS  QUE SIGUEN TEJIENDO HILOS DE VIDA, ACUNANDO  LA CULTURA CON EL PALMAR.
“Si puedes sentir la belleza, oirás el corazón de la tierra. Serás más que un hombre y menos que una piedra…”Proverbio guaraní. 1
 


Mapa de Waldseemüller (1507)

1. Introducción
 

En vísperas de cumplirse el quinto centenario del descubrimiento oficial del Río de la Plata, queremos dejar planteadas algunas consideraciones respecto de las fechas y las oportunidades de las expediciones portuguesas y españolas que se disputaron las rutas y la propiedad de las tierras descubiertas y a descubrir.

Y, como corolario, estudiar las expediciones y los diarios de viaje a la vez que analizar las derrotas trazadas en los mapas o planisferios, incluyendo los accidentes geográficos y los nombres asignados, muchas veces en acuerdo con el santoral o en homenaje a los lugares de origen de los monarcas o de los propios descubridores.


Foto tomada en el paraje de La Paloma (Durazno) ca. 1910. Natalio Luis Velázquez Moreno (1857-1945?), bisnieto de Dn. José Velázquez Romero. Junto a él: su mujer Dorotea Fernández Vallejo y su hija.

1. Presentación del tema
 

Nuestro interés por la vida y trayectoria de José Velázquez y Romero, criollo (¿o acaso indio?) nacido en la Bajada de Santa Fé hacia mediados del siglo XVIII se remonta a más de dos décadas. Este personaje polifacético pobló campos en el partido de India Muerta en el actual departamento de Rocha en la República Oriental del Uruguay en el último tercio del siglo XVIII.

Dos décadas de investigación que testimonian un proyecto de vida en común con una de sus miles de descendientes llamada a convertirse en mi esposa. Y como la sagrada y milenaria institución del matrimonio supone la comunión en valores materiales y espirituales, el conocimiento de la genealogía de mi compañera y madre de mis hijos bien pronto pasó a formar parte de mi patrimonio ancestral.

1. Presentación del tema
 

Nuestro interés por la vida y trayectoria de José Velázquez y Romero, criollo (¿o acaso indio?) nacido en la Bajada de Santa Fé hacia mediados del siglo XVIII se remonta a más de dos décadas. Este personaje polifacético pobló campos en el partido de India Muerta en el actual departamento de Rocha en la República Oriental del Uruguay en el último tercio del siglo XVIII.

Dos décadas de investigación que testimonian un proyecto de vida en común con una de sus miles de descendientes llamada a convertirse en mi esposa. Y como la sagrada y milenaria institución del matrimonio supone la comunión en valores materiales y espirituales, el conocimiento de la genealogía de mi compañera y madre de mis hijos bien pronto pasó a formar parte de mi patrimonio ancestral.

En este nuevo derrotero tras la búsqueda de mis nuevos y extintos parientes …


4730648268_4564bbb08c_b

SALVE ALBIVERDE

 

“Oh… verde aroma, heraldo de cedrones

prosapia de un blasón, una bandera,

blancura altiva de los patios pobres…

flameando al sol, de una barriada entera.

Oh… grito al sur de mi ciudad pequeña

proyectado hacia el cenit de tus hombres.

noctámbulo de cantos… y bohemia…

Hoy quiero alzar mi copa

por tu nombre…”

 

Enrique Silva Rocha “El Gallineta”

 

“La vida de cada una de las instituciones deportivas del fútbol local encierra historias y agrupa personajes que constituyen una buena porción de la identidad cultural de un pueblo.  De Julio J. Martínez “para afuera” la vida de esos barrios esta ligada a todas las manifestaciones populares. Cuna de varios conjuntos murgueros y lubolos y hogar donde se aprendió a querer, a defender y donde se sufre y explotan alegrías de acuerdo a cómo le haya ido al “Lava”. A la gran y firme parcialidad, a la Comisión Directiva, cuerpo técnico y jugadores está dedicado este trabajo, el saludo ante un nuevo aniversario, el 75, y el deseo de que nunca muera la llama de la esperanza.”

 

Los latidos de una historia: la Institución, el barrio y su gente

Hugo Luján Amaral (2009).

 

 
1. Presentación
 

Es este un nuevo granito de arena que ponemos al servicio de la causa del viejo y querido Club de los Tres Barrios, Viera, Lavalleja y Machado,  donde viviéramos en nuestra niñez.

Es recordar los nombres de quienes nos hicieran hinchas del Lavalleja allá por los comienzos de la década del cincuenta: el “Chiquito” Tulio Machado y Tomás Pereira (mozos de la cantina del viejo Rocha Athletic Club de la calle Treinta y Tres); de quien nos llevara allá por 1963 a integrar por primera vez una Comisión, la de Pro Sede, un trabajador incansable por el Club: Leonel  González y de quien fuera un compañero formidable de Directiva y un amigo excepcional, el “Coco” Roberto Amorín Muñoz.

Como en toda historia siempre hay varias versiones, por lo que esta de hoy no quiere ser la excepción, puede haber alguna otra opinión sobre lo acá escrito y lo aceptamos, pero sí lo hemos hecho con honestidad, con sinceridad y con pasión, la misma que domingo a domingo ponemos en cualquier escenario que juegue la casaca gloriosa de los Tres Barrios, la querida albiverde.

1. ¿Quién es?
 

¿Quién era Lucas Valdés, autor del cuento “La Fuga”, impecablemente ambientado en el lugar y tiempo del Combate Maturrango- Lechiguana, que integra la sección de Documentos de este número de la Revista Histórica Rochense?

La memoria de María Antonia “Pocha” Faget, privilegiado registro de la historia de Castillos – la grande tanto como la menuda -, hace ya años atrás, vino en nuestro auxilio.

   “Lucas Valdés- informó “Pocha”- en realidad era Lucas Gómez, hermano del popular ´Tornasol´ y del padre de Nubia Dos Santos Cruz. Eran hijos naturales que se apropiaban del apellido del padre. Había otros dos hermanos que se apellidaron Campos.”


llado

SUMARIO: 1. Introducción – 2. De Cataluña a la Revolución – 3. Un cirujano llega a Rocha – 4. Cirugías que transcendieron fronteras- 5. Lladó, el político – 6. El retorno a Rocha y su deceso – 7. A modo de final

1. Introducción
A fines del 1800 los pueblos y ciudades de nuestro país, con su interior en particular, se nutrieron de una valiosa corriente de inmigrantes,  en su mayoría europeos. Muchos de ellos llegaron a Montevideo inicialmente para luego poblar las soledades de nuestro territorio, aportando sus conocimientos y cultura, su trabajo incansable y con el afán de contribuir al enaltecimiento de nuestra nación.


Grupo de estudiantes, génesis de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU). Entre ellos Introini.

SUMARIO: 1. Introducción – 2. La recepción – 3. De quién se trata – 4. Sus comienzos – 5. El pedigüeño y su Hospital –
6. El educador – 7. El gestor cultural – 8. El deportista – 9. El servidor público – 10. La Avenida – 11. De cómo un estudiante “bolchevique” puso nombre al himno de los tangos – 12. La injusticia – 13. Apéndice documental
1. Introducción
Hay seres humanos providenciales y él fue uno de ellos. Temperamental como todo aquel por cuyas venas corra sangre italiana, recto, servicial, muy culto, blanco e hincha de Peñarol, el doctor Roberto Introini atravesó con galanura y enjundia casi seis décadas de la historia lascanense del cercano siglo XX. Uno de los días de mayor felicidad personal debe haber sido aquel domingo 16 de julio de 1950, en que, además de cumplir 57 años, Obdulio Jacinto Varela y otros diez leones enmudecieron Maracaná, obteniendo para Uruguay la mayor hazaña deportiva de todos los tiempos, para él un regalo muy preciado.


IMG_0792

SUMARIO: 1. Los “dotores” en las armas – 2. El fracaso del ´97 – 3. 1904 y otra vez revolución – 4. El retorno a las leyes y el inicio en la política – 5. El constituyente, el legislador, el ministro
1. Los “dotores” en las armas
Nuestro historiado de hoy es un personaje singular. Amante del derecho y arrastrado a la lucha revolucionaria en las revoluciones saravistas por su amor a las leyes. La masa de soldados ciudadanos esencialmente se nutrieron históricamente de los elementos de nuestra campaña. No estuvieron ajenos los “dotores” como Luis Alberto de Herrera, Julián Quintana, Basilio Muñoz, Fernando Gutiérrez u otros profesionales como los médicos (Lussich, Ceberio, Martínez, Morelli, A. Lamas, Baena, Berro, etc.) o agrimensores (Carmelo Cabrera y Ros), o aún literatos como Javier de Viana, Roxlo o Florencio Sánchez. Pero ellos fueron las excepciones tomadas de lo más granado de nuestra sociedad.

LA FUGA

   23 agosto 2016 Tags:

Un relato de amores y odios, en los combates del Este rochense, en  aquel “año de fuego” del 1897

En las primeras horas de una noche del año 1894 partía, desde los montes que circundan el arroyo Don Carlos, la carreta conducida por Cipriano Ramos, tomando rumbo al norte.
Dentro de ella viajaban Fernando Reyes y Deolinda Miraballes. El había dejado atrás a su mujer e hijos, entre ellos a Rudecindo, el hijo mayor secretamente enamorado de la Deolinda. Ella dejaba sumidos en el dolor a sus desconsolados padres y hermanos.

Tributo al “reclame”

   22 agosto 2016 Tags:


Malzoni y Rótulo de Rocha (1927)

El “reclame” -aviso de prensa de antaño- fue a la publicidad lo que son hoy una pauta radial o un spot televisivo. De ahí que revistan especial interés para los investigadores y cualquier lector interesado en hurgar en el pasado.
Reflejan costumbres, tendencias, léxicos. Además de haber sido sostén económico de diarios y periódicos, en cuyas páginas hallaron cobijo, al amparo de muletillas tales como: “anunciar es vender” o “el público no es adivino; ¿cómo quiere que sepa lo que vende si usted no anuncia?”.