Mtro. Julio Mª Sosa 

 SUMARIO: 1. Rosalío, el docente – 2. Rosalío, el periodista y poeta – 3. Rosalío, el humanista – 4. Al servicio de Rocha – 5- Añoranza de un rochense integral

1. ROSALIO, EL DOCENTE       

Fue un hombre muy inteligente, de una enorme capacidad de trabajo, de una modestia entrañable, de una sensibilidad muy honda por los problemas de los humildes y de una fortaleza de espíritu capaz de superar la tragedia y el dolor.

Maestro, profesor, maestro de maestros, periodista y publicista, escritor y poeta, conferencista encumbrado, autor de trabajos de trascendencia nacional e internacional, propulsor infatigable de obras comunitarias y Miembro Correspondiente dela Academia Nacionalde Letras, son títulos alcanzados en su extensa trayectoria al servicio dela Educacióny dela Cultura.

Su carrera docente en Educación Primaria, comprendió el extenso período que transcurre entre los años 1934 y 1972: Maestro de 1er. y 2do. Grado, Maestro de Curso para Adultos, Director, Director de Escuela de Práctica, Inspector de Zona, Inspector Adjunto al Consejo Nacional de Enseñanza Primaria y Normal y, finalmente, Director–Consejero del mismo Organismo.

Integró, además, Mesas Examinadoras y Tribunales de Concursos, dictó Cursos de Perfeccionamiento y participó en foros, congresos y jornadas didácticas en todo el país.

Fue delegado oficial ala Asamblea Generaldela UNESCO, reunida en Montevideo en el año 1950, con sede en el Palacio Legislativo.

En Educación Secundaria fue Profesor de Literatura y de Filosofía, Director del Liceo de Castillos y Miembro del Consejo en el período 1963–1967.

Integró Tribunales de Concursos, fue Miembro y presidente dela Comisiónque estudió la reforma del Plan de Estudios en 1963, así como Profesor de Cursos de perfeccionamiento.

Como delegado de la Asociaciónde Profesores, participó en el Seminario sobre “Integración del sistema educativo”, organizado porla OEA en 1966, realizado en Punta del Este.

Quizás no exista antecedentes de que un docente haya integrado, como técnico, los Consejos Directivos de Educación Primaria y de Secundaria, en reconocimiento a una trayectoria docente tan encumbrada.

En el período que abarcan los años 1937 y 1956 cumplió, tal vez, una de las tareas docentes de mayor relevancia, como lo fue la formación de maestros, en el Instituto Magisterial que él fundara y dirigiera, con la colaboración de su esposa Marina Moreno, de sus hermanos Juana y Carlos Julio, y de los Maestros Delia Larrosa de Viroga, Eudoxio Moreira y Esther Pereyra de Maffini.

El instituto funcionó siempre en su domicilio y allí dictó las asignaturas de Ciencias y Filosofía dela Educación.

 

2. ROSALÍO: PERIODISTA, ESCRITOR Y ENSAYISTA

 

No menos destacados fueron sus esfuerzos y realizaciones en el campo periodístico y literario, en los que actuó con destacado éxito entre los años 1934 y 1995, es decir, durante toda su vida profesional.

En 1934, en un concurso organizado por Difusora Rochense, obtuvo el tercer premio y, al año siguiente, en cuentos humorísticos, el segundo premio.

En el mismo año fundó el periódico “Surcos”, del que fue Director y Redactor Responsable y el Diario “La Palabra” publicó un cuento titulado “Dos tormentas”.

En el mismo medio de prensa, en el año 1937, publicó su comedia dramática en tres actos, titulada “Hijo mio”.

En el año 1945 obtuvo el primer premio, compartido, en los Juegos Florales organizados por el Club Social Rocha, con el poema “La mujer rochense”.

En el mes de julio de 1974, cuando inauguró el espacio radial “Un instante para la reflexión, Casos y Cosas, Hechos y Hombres”, inició el ciclo cultural más importante de su actividad periodística. El mismo se mantuvo al aire hasta el año 1995, pocos meses antes de su muerte, con más de cinco mil audiciones y la adhesión constante de un público oyente que lo escuchó con devoción. Es que el mismo era atraído por los más diversos temas de su interés como conmemoraciones, personajes, temas campesinos, historias de gauchos, lugares históricos, acontecimientos del pasado y más recientes o de rigurosa actualidad, temas de la vida familiar o comunitaria, serios y humorísticos, nacionales o internacionales.

En el Diario “El Este”, con el título “Mientras marcha el reloj”, publicó, entre 1975 y 1976, una selección de trabajos del mismo tenor que sus audiciones radiales.

En el año 1979, otros temas se irradiaron en Montevideo en el programa “Palabras Mayores” de Radio “El Espectador”.

Programó, coordinó y dirigió importantes ciclos culturales en Difusora Rochense, los que alcanzaron destacados relieves y entusiasta adhesión de los oyentes.

De su archivo hemos recogido una veintena de poesías, en borradores de su puño y letra. Algunas de ellas son ampliamente conocidas, ya que fueron publicadas en la prensa local; otras se cantan por coros de niños y de nuestro folclore.

Otras, tal vez por esa humildad que siempre le caracterizó al Maestro Rosalío, tuvieron escasa o muy poca divulgación, como “Plenitud”, “El Mar”, “El Adiós”, “Hermano”, etc.

Fue autor de importantes publicaciones, como “Problemas de nuestra juventud” (Ateneo de Rocha, 1957), “Sobre Educación Rural” (Anales de I. Primaria, 1967), “La Escuela de Maestro Único” (Inspección Departamental de Enseñanza Primaria, 1965), “Plan Varela”, en colaboración con su colega Luis Alberto Causa, destinado a disminuir los índices de repetición (Consejo Nacional de Enseñanza Primaria y Normal, año 1967), “Cien años de la Leyenda Patria” (Museo Pedagógico, año 1980), “Casos y cosas, Hechos y Hombres” (Selección de cuentos, con prólogo del Profesor Adolfo Rodríguez Mallarini, 1978), Prólogo del 3er. Tomo de las Obras de José Pedro Varela, publicadas porla Cámara de Representantes, 1990. Pero la lista de sus publicaciones y conferencias es mucho más extensa, fruto de esa obra trascendente que supo cumplir en el campo de la educación y de la cultura.

 

Rosalío Pereira enla PlazaArtigasde Rocha

Rosalío Pereira enla PlazaArtigasde Rocha

 

3.     ROSALÍO, EL HUMANISTA

 

En el año 1977, los clubes rotarios del departamento, le otorgaron el título de “Benefactor comunitario”, una distinción que él supo valorar muy especialmente y que agradeció con un sentido y destacado discurso.

En 1979, amigos, colegas y ex alumnos le obsequiaron una bolsa de viaje al alejarse de la actividad oficial de la enseñanza, lo que le permitió conocer España y Portugal.

La Fundación Givré, de Buenos Aires, República Argentina, le otorgó el primer premio por su trabajo “Misión del Periodista” (plaqueta y diploma de honor), seleccionado entre numerosísimos aportes periodísticos de toda América, año 1982.

En el Año Internacional de la Paz, 1986, la Conferencia Interamericanade Mujeres de la Organizaciónde Estados Americanos, premió su trabajo “Educación para la Paz” como el mejor entre todos los presentados, provenientes de los países del continente americano. El trabajo fue publicado luego, por el Consejo de Educación Primaria.

El 25 de julio de 1991,la Academia Nacionalde Letras lo designa Miembro Correspondiente y en acto celebrado enla Junta Departamentalde Rocha, el 26 de noviembre de 1993, coincidente con la celebración del bicentenario de la ciudad de Rocha, se oficializa tal nombramiento, siendo la primera vez que una ceremonia de esta naturaleza, se cumple en el interior del país.

En esa oportunidad, el Maestro Rosalío pronunció su célebre discurso “Cultura y destino entre dos siglos”, el que posteriormente fuera publicado porla Junta Departamental. Para muchos, es su legado cultural y filosófico.

Hombre que creyó en la educación como el único camino para alcanzar la paz entre los pueblos, afirmó en ese discurso, que la especie humana no tiene otro instrumento habilitante para evitar las guerras que la cultura: “… no sólo “durante las revoluciones o las guerras – como dice Marañón – se asiste al espectáculo de la sustitución del alma actual por el alma primitiva….con amplitud y rapidez que recuerdan el contagio de las infecciones”.

            “Toda vez que el individuo o el grupo social enfrentan un riesgo que afecta directamente a su instinto de conservación, ambos están expuestos, pese a su afán de trascendencia y de futuro, a un regreso de conductas propias de etapas que se consideran superadas.”

            “Esta comprobación, palpable todas las veces en las que se debe optar entre la paz y la guerra, entre la democracia y el totalitarismo, entre la fe y la confianza en la libertad frente a la tutela de la fuerza en nombre de la seguridad, compromete, en primer y, acaso, en único lugar, a la cultura en cuanto camino elegido por el hombre hacia su verdadero destino.”

Y finaliza su discurso con estas palabras: “…las instituciones rectoras de la comunidad se acercarán al ideal de una vida democrática, en la medida que estimulen, propicien y acepten la participación activa y responsable de todos y cada uno de los componentes del grupo social.”

            “Tanto o más que de las contingencias que pueda depararle el próximo siglo, el destino político de las diversas comunidades y, aún, de toda la humanidad, dependerá de cómo funcionen en ellas la relación cultural antes descrita.”

            “En su aspecto ético–cívico, la cultura resulta, al tiempo que importante contribución a la comprensión, al entendimiento y a la solidaridad, un inexpugnable baluarte de paz y un valioso auxiliar de la justicia.”

            “Tras el milenario periplo de su gestión y de su crecimiento toca, hoy, a la cultura, lograr lo que, en la aurora de los tiempos, estuvo librado al instinto gregario del grupo inicial; más allá de todas las diferencias, lograr la vigencia de un vínculo común capaz de permitir enfrentar juntos, la vida, y resolverla en el sentido de lo que más vale.”

            “Ese vínculo común es hoy, y deberá seguir siendo, por encima de todo otro, la cultura, en su doble condición de patrimonio universal de la Humanidad y de instrumento habilitante para conducir, a la especie humana, a nuevos y más altos destinos.”

            “Habrá pues, que ir “hacia el hombre, con lo mejor del hombre”, como enseñaba Estable…”

 

4. AL SERVICIO DE ROCHA

 

En otro orden de sus actividades, corresponde señalar que, en el período comprendido entre 1979 y 1993, se desempeñó como Asesor en Primaria y Secundaria, en el Colegio “San José”.

Desde1985 a1995 se desempeñó como Asesor del Departamento de Cultura dela Intendencia Municipal, pasando luego a ocupar el cargo de Director de Educación dela Biodiversidady Desarrollo sustentable de los Humedales del Este (PROBIDES).

Participó activamente en la organización y funcionamiento de los Hogares Estudiantiles de Rocha y Montevideo.

Para una existencia corriente, sesenta años dedicados a la función docente y a la cultura, parece mucho tiempo e inalcanzable para muchos, sobre todo para poder cumplirla con la intensidad con que lo hiciera el Maestro Rosalío.

¡De ahí nuestra admiración por su trayectoria!

 

Dictando una conferencia

Dictando una conferencia

 

5. LA AÑORANZA DE UN ROCHENSE INTEGRAL

 

En una de sus páginas dedicadas a un personaje de la historia comarcana, nativo de estas tierras y héroe en las luchas por nuestra emancipación, el Maestro Rosalío decía:

“Los grandes héroes son siempre silenciosos, anónimos casi; no gustan proclamar con estridencias sus hazañas. Gustan, en cambio, ampararlas con un diamante escondido, temerosos de que su fulgor delate la grandeza que pugna insistentemente por ser modesta y que es, sin saberlo, la mas gigantesca proyección del hombre.”

Pero creemos que es aplicable a su propia vida, tal como lo expresara el Profesor don Adolfo Rodríguez Mallarini: “Sin duda alguna Rosalío Pereira es una figura representativa  de la intelectualidad nacional. Hijo dilecto de Rocha, la tierra de los palmares y del buen decir, su proteica personalidad aparece signada por dos virtudes: un talento vigoroso y una modestia entrañable.”

            “Al enunciar desde este proemio la esencia y la calidad de las páginas que ofrece a los lectores, aprovechamos la oportunidad para encarecer su nobilísima jerarquía de educador, de publicista y de ciudadano.”

            “De su terruño conserva esa espontaneidad, ese aire vital que trasciende de su estampa recia y de su conservación zumosa y chispeante.”

            “Un ejemplo de atrayente lucidez y de rotunda salud moral se desprende de su fecunda ejecutoria. El caudal de su información humanística, la fuerza comunicativa de su oficio pedagógico y la magnífica influencia que ejerce sobre sus alumnos, le han conquistado un justo prestigio dentro y fuera del solar nativo.”

“Rosalío Pereira desarrolla una gestión en la que no se sabe qué admirar más: si la relevancia de la misma o la exquisita humildad con que la lleva a cabo.” (de  “Casos y Cosas, Hechos y Hombres”, prólogo).

El tiempo que ha transcurrido desde su muerte, ocurrida el 8 de julio de 1995, no ha hecho otra cosa que agigantar su legado intelectual y moral, del que la sociedad puede nutrirse permanentemente, más allá de una fecha propicia para el recuerdo agradecido.

Tags: