<

RHR – Nº 10


carricoche25

Humberto Ochoa Sayanes
SUMARIO: 1. De recuerdos – 2. Jugando a la bolita –
3. La payana – 4. Los andadores – 5. Jugar a las figuritas –
6. El balero y el yo-yo – 7. Saltando la cuerda – 8. Remontar cometas – 9. Triciclos y monopatines – 10. Haciendo carricoches – 11. Camiones y cachilas – 12. El trompo y la chuza – 13. Barquitos de papel – 14. Y también el fútbol – 15. Matreros y policías – 16. La escondida

1. De recuerdos
Parece ser una característica muy marcada en el hombre: a medida que envejece, las vivencias de sus años de niñez se van fijando más nítidamente en su memoria. Por eso, y para las generaciones que peinan canas (o simplemente ya no peinan nada), es este artículo que pretende rememorar los juegos y entretenimientos de antaño.
Y va también para las actuales generaciones de niños y jóvenes, para que tengan una pálida idea de lo que eran los juegos (hoy considerados muy simples), en aquella época, no tan lejana pero sí tan diferente…
Cincuenta o sesenta años atrás o más, la niñez tenía como entretenimientos actividades o juegos muy sencillos, pero que llenaban de alegría y participación a todos quienes los compartían.


Reconstrucción del damero original tomado de Marlene Yacobazzo, “Rocha Testimonio de dos siglos”

Uruguay R. Vega Castillos

SUMARIO: 1. Dos imperios y un territorio en litigio – 2. Rocha, parte de una tierra deshabitada – 3. Los pasos previos a la fundación – 4. Resolución de la Junta Superior de Hacienda – 5. El proceso de instalación de los pobladores –
6. Características de las familias fundadoras
Este artículo es un homenaje que los rochenses rendimos a quienes sorteando todo tipo de dificultades sentaron las bases de ésta nuestra ciudad, soñada y construida con sacrificio y mucha fe.
 
1. Dos imperios y un territorio en litigio
La pugna entre los imperios coloniales tuvo en la Banda Oriental en general y en el territorio rochense en particular un punto de quiebre.
El imperio lusitano aplicaba el principio de la búsqueda de las fronteras naturales. En consecuencia realizó una …

HACEDORES SOBRE LA LINEA DIVISORIA

   20 diciembre 2018 Tags:


“En la línea divisoria sobreviven con el curso elemental que da la vida...”

Julio Dornel

SUMARIO: 1. Una línea, dos penas – 2. Una avenida poblada de recuerdos – 3. Atilio Francois, “El león de Carmelo” – 4. Bernardo Ventura, el boticario – 5. Mauro Silva, un milagro comercial – 6. El maestro Francisco “Pancho” Leiza – 7. Doña Meca, la salud en buenas manos – 8. Luis Alberto Lasso, “El Patriota” – 9. María Laura Fossati, la primera mujer en el gobierno local – 10. Mario de San Vicente o cuando el fútbol vino en diligencia – 11. Pilar Armendáriz, cuatro hijos para el fútbol fronterizo – 12. Eladio Aristimuño – 13. Epílogo.

 
1. Una línea, dos penas
 

Cuando se fijaron los límites entre ambos países, nadie se hubiera imaginado que casi dos siglos más tarde esta línea divisoria  se podía convertir en un sitio deseado por quienes  pretendieran radicarse en este enclave fronterizo.

En la actualidad y superando cifras millonarias, más de una veintena de “free-shops” y otros tantos comercios tradicionales ofrecen al turista una variada gama de artículos importados y nacionales que han generado una nueva corriente de compradores. De alguna manera se perdió en el cosmopolitismo de los visitantes y de las oleadas de nuevos habitantes una vieja identidad pueblerina.


Picapedreros

Néstor Sabattino Dossi

SUMARIO: 1. Introducción – 2. Mejorando la imagen – 3. Las calles de la ciudad – 4. La irrupción del automóvil – 5. La idea  del adoquinado – 6.  El primer llamado a licitación – 7. Algunas dispocisiones del pliego de condiciones – 8. Al Cerro Áspero llegan los picapedreros – 9. Trabajo complicado y la gripe brava – 10. Baltasar Brum entre nosotros. El adoquinado avanza – 11. De picapedreros, herreros y carreros – 12. Año 1923, “La Fiesta del Trabajo” y el regocijo del Presidente Serrato – 13. Nuevas historias, el Plan Regulador y la ciudad “patas pa´rriba” – 14. El fin de una época – 15. Epílogo

 
1. Introducción
 

 

En el presente 2017 se cumplen los cien años del comienzo de la labor de adoquinado de las calles del casco urbano de la ciudad de Rocha.

Dicho episodio constituye un hito fundamental en el desarrollo de la ciudad, representando el pasaje de un conglomerado urbano antiguo a uno moderno.

Esta mayúscula  intervención realizada en un proceso de más de 15 años  (1917-1933), significó poner más de ocho millones de adoquines de granito en las vías de tránsito, sin contar los 58.000 metros lineales de cordón.

La permanencia actual de más del 75% del mismo, le da a dicha obra una significación especial, constituyendo no solamente un rasgo especialísimo de la imagen de la ciudad, sino un motivo de orgullo y sentido de propiedad patrimonial para sus habitantes, quienes lo transitan diariamente.


Acorazado de bolsillo Admiral Graf Spee protagonista de la Batalla del Río de la Plata

Jesús Perdomo

SUMARIO: 1. El primer topónimo – 2. El pago de Castillos y los trabajadores – 3. Se equivocó la bandera – 4. Los laburantes del Palmar – 5. De médanos y cañonazos

 
1. El primer topónimo
 

¿Cuánta antigüedad le podemos calcular a la palabra “CASTILLOS” usada como topónimo, es decir, nombre que identifica un punto geográfico?

“Castillos” tal vez sea el topónimo más antiguo y estable en toda la extensa área del Río de la Plata. Veamos.

“El Río de la Plata fue descubierto por el piloto español Juan Díaz de Solís en 1516…”. Esta es la verdad aceptada, oficial, legal, pero… ¡falsa! Porque, la primera expedición europea que ingresó al Río de la Plata era portuguesa y venía – circunstancialmente- comandada por el cosmógrafo italiano Américo Vespucci. Fue a fines de febrero de 1502. El hombre, cuyo nombre- merecido o no- ostenta todo nuestro continente, descubrió nuestro ancho Río de la Plata.


La estancia de Marcelino Díaz, en el “Potrero Grande”, perdura como mudo testigo de algunos acontecimientos históricos que la tradición oral poco a poco lleva hacia el camino de la leyenda. Fotografía Lucio S. Ferreira. (1998).

Félix Flügel

SUMARIO: 1. Presentación – 2. ¿Quién era Juan Larrosa? – 3. El episodio del “Ala Blanca” – 4. La revolución de Adalberto Correa – 5. El trágico final de Juan Larrosa

 
1. Presentación
 

El “Potrero Grande” es una gran rinconada ubicada al noreste del departamento, rodeada por los esteros y bañados de Santa Teresa, Los Indios y Las Maravillas. Hasta mediados del siglo pasado a este paraje sólo se entraba y se salía por el estrecho o boca que está hacia el este, cerca del mar conocido como La Angostura. Este entorno geográfico condicionó la vida en este lugar. Aquí encontraron los pueblos aborígenes (los indios de los cerritos) el hábitat ideal para desarrollar una cultura basada en el aprovechamiento de los recursos naturales mediante la caza, la pesca y la recolección. Después en estos campos se multiplicó el ganado cimarrón que llegó a contarse  por miles de cabezas. Tras los indios vinieron grupos esclavistas (los bandeirantes) que terminaron diezmando a esos pobladores y su cultura. En busca de la riqueza ganadera llegaron corambreros, faeneros, troperos y contrabandistas.

Juan Eduardo Paciello

“Se la storia degli italiani in Uruguay é stata deter minante per lo sviluppo del paese, allora, é evidente che quella della stampa etnica in lingua italiana che ha accompagnato e rappresentato il mezzo piú efficace per tale contributo.”
Pantaleoni Sergi

 

SUMARIO: 1. A modo de introducción – 2. Desarrollo de la sede social – 3. Solicitud de afiliación – 4. Algo del “Mutuo Soccorso”, mutualismo en serio – 5. La personería jurídica – 6.La vida cotidiana de la colectividad a fines del S. XIX y en las primeras décadas del siglo XX – 7. Declive y resurrección

 
1. A modo de introducción
 

Las sierras, las playas, un sol naciente y un departamento joven aún por despertar. Lluvia de emigrados provenientes de Italia buscando un amanecer para sus vidas, un futuro decoroso. Muchos de ellos llegaron a Rocha buscando oportunidades. Esta tierra prometía lo que prometía el futuro uruguayo, se lanzaban a la aventura en busca de un nuevo destino, a veces sin saber adonde estaban llegando, sin saber dónde irían a residir, o ni siquiera donde dormirían al llegar. El asunto era emprender el viaje.

Arribaban los barcos, había una intensa brisa de esperanza en el puerto de Montevideo; la joven y bulliciosa Montevideo del siglo XIX los esperaba. Allí un pregonero les decía dónde buscar soluciones, en la oficina de migraciones los anotaban y ya les decían en qué departamento faltaba mano de obra.


Foto tomada instantes antes del fusilamiento

Alejo Umpiérrez

SUMARIO:  1. En capilla – 2. La pena de muerte desde la colonia hasta la república – 3. El largo camino hacia la abolición – 4. Los novillos de Silveira – 5. A la caza de los asesinos – 6. Juicio y castigo – 7. El último viaje – 8. “Tiren nomás, muchachos” – 9. El después

 
1. En capilla
 

La pena de muerte es tan antigua como la historia de la humanidad. Este año se cumplen 110 años de la abolición de la pena de muerte y 115 años del último fusilamiento de civiles.

Si bien es algo natural para nosotros convivir en una sociedad donde la pena de muerte no existe; ello no es así a nivel mundial. La pena de muerte sobrevive muy campante a lo largo y ancho del mundo y bajo distintas modalidades. Desde las naciones más desarrolladas como EE.UU. donde solo ha sido abolida en algunos estados; hasta en los países del tercer mundo como pueden ser diferentes naciones islámicas. Desde la inyección letal o la silla eléctrica a la lapidación. A lo largo del tiempo han existido diferentes métodos hoy abolidos o caídos en desuso como la guillotina que tuvo su auge durante El Terror, acaecido de 1793 a 1794 en la Francia revolucionaria, donde miles pasaron por el cadalso; o el garrote vil vigente en España hasta 1978 para todo tipo de delitos.


Casa de piedra que fuera la pulpería de Francisco Lascano

Víctor  Velázquez

SUMARIO: 1. Palabras liminares – 2. Los dueños de la tierra – 3. Tetralogía documental – 4. Los fundadores – 5. Los primeros avecindados. La mayoría vascos – 6. De las Tres Islas a Lascano – 7. Voces desde el ayer – 8. Ciento cuarenta y un latidos – 9. Algunos que trascendieron el pago – 10. Santiago – 11. Pueblerinas – 12. Punto de encuentro – 13. A modo de epílogo

 
1. Palabras liminares
Forma parte del departamento de Rocha, pero durante muchos años miró con mayor afecto hacia el vecino Treinta y Tres. Se dice -y no sin razón- que camino a sus 142 años ha sido una localidad muy “atreintaitresinada”.

Tiene su identidad propia y su historia -y su vida- poco tienen que ver con las de las otras cuatro ciudades rochenses: Castillos, Chuy, La Paloma y la propia capital departamental. Parece que fuera más del interior, más del campo, más de la soledad y el aislamiento.


D_Q_NP_136201-MLU20300557638_052015-X

Rodolfo González Rissotto
SUMARIO: 1. Introducción – 2. Creación del departamento de Rocha – 3. Régimen electoral de la Constitución de 1830 – 4. Forma de integración de la Cámara de Senadores hasta 1933 – 5. Senadores elegidos por el Departamento de Rocha entre 1882 y 1933 – 6. Evolución en la integración de la Cámara de Representantes desde 1830 – 7. Diputados elegidos por el Departamento de Rocha entre 1882 y 2015 – 8. Los Gobiernos Departamentales entre 1830 a 1919; principales aspectos – 9- Los Gobiernos Departamentales desde 1919: organización institucional – 10. Autoridades Departamentales elegidas en Rocha entre 1919 y 2015
– 11. Evolución del electorado de Rocha con respecto al resto del país: una tendencia decreciente firme y sostenida a lo largo del tiempo – 12. Conclusiones
1. Introducción
Escribir la historia electoral de un departamento es muy importante, porque esta rama de las ciencias históricas no es habitualmente transitable. Sin embargo, el conocimiento de sus actos y procesos, es de los quehaceres más trascendentes para el conocimiento de la vida de una comunidad.
En los mismos se resuelve el destino de los departamentos por varios años, se sabe del accionar de los partidos y sectores políticos, de los principales dirigentes, de la evolución de las tendencias del electorado y de las oscilaciones, si las hay, a lo largo del tiempo.
Es un fresco de la realidad departamental y contribuye mucho a conocer cuáles fueron las decisiones que en el pasado tomaron los ciudadanos y el cuerpo electoral, en este caso de Rocha, para poder comprender mejor el presente.