Julio “Pico” Decuadra

Sumario: 1. Breve introducción – 2.¿Qué derechos nos asisten para incursionar en este tema? – 3. Orígenes  fundacionales de Villa 18 de Julio – 4. “Cambio y recambio” de nombre – 5. Testimonios – 6. Fuerte San Miguel (1737): primera edificación del departamento y célula inicial de población de San Miguel – 7. Restitución de su nombre original – 8. Una propuesta – 9. Pasado, presente  y futuro – 11. Reflexión final

 

Fuerte de San Miguel, emblema y símbolo

Fuerte de San Miguel, emblema y símbolo

 

1.Breve introducción 

 

Para contar una parte de la historia referida a esta localidad y sus orígenes hemos recibido la gentil invitación de la dirección de esta Revista.

Algo que significativamente agradecemos pues nos  permite “arrimarnos a un fogón rochense” donde intentaremos hilvanar un relato sobre una historia que según dicen “vale la pena ser contada”. Tarea no fácil para quienes no somos historiadores sino apenas curiosos trabajadores del quehacer cultural. Sumándole sí el mérito de hacerlo con seriedad, honestidad, respeto y una dosis de sentido común.

Quizás por razones de espacio no podamos contar y mostrar aquí todo el material que contamos. Decimos al lector que nuestra proclama en defensa del reintegro del nombre San Miguel a esta localidad, no se instala en el ataque personal sobre ajenas conductas ni sensibilidades antagónicas, sino que apunta exclusivamente al simple planteamiento de una idea.

Para nosotros ya no restan dudas que su nombre original le fue cambiado y por eso creemos que pocos testimonios resultan suficientes para probar tal veracidad. ¿Qué ganaremos con su restitución?

Más adelante lo enteraremos.

 

2. ¿Qué derechos nos asisten para incursionar en este tema?

 

Infinitas veces nos hemos formulado esta pregunta y sobre todo cuando a nuestro alrededor escuchábamos la expresión cambio de nombre”.

Luego de la investigación y sabiendo que ya no se trata de un cambio sino de un reintegro, natural y concienzudamente las respuestas se fueron sucediendo. He aquí algunas de ellas:

 

  • El poder ejercer uno de los grandes derechos que nos brinda nuestro sistema democrático – que es el de la libre expresión - aunque sobre este sistema Gerardo Caetano- conocido historiador uruguayo diga que:La democracia en nuestro país, solo ha servido a los uruguayos, para nunca ponerse de acuerdo”-

 

Otros derechos – tal vez no tan “legislativos”- sino más bien humanísticos  y terruñeros como por ejemplo:

 

  • El de haber nacido en la manzana número dos de las ocho fundacionales. Un origen muy similar y tan igualito al de nuestros padres a quienes también la causalidad aquí los trajo a vivir, pero ellos recién me invitaron a entrar un 11 de junio de 1950.
  • El de haber trinado seis años por los patios de esta escuela Nº 12.
  • El de haber paseado aquí toda nuestra adolescencia.
  • El de trabajar y constituir aquí una familia.
  • El de haber levantado en este lugar el techo propio en el cual vivimos. (y que simplemente como dato anecdótico, utilizamos mano de obra propia de la comunidad- cuando no faltó quien nos dijera:  “Hay que invertir ese platal en este pueblo”.
  • El derecho que nos dan cuarenta y cinco años viviendo en este lugar.
  • El derecho que nos da el aporte realizado en el quehacer cultural de la localidad, desde 1965 hasta hoy. Siempre rescatando defendiendo y mostrando nuestra identidad a través de la canción y las letras. Trabajando en la gestión de eventos culturales todos ellos apuntando a un  único objetivo: la comunidad, pues nunca hemos realizado nada pensando en la posibilidad de obtener un lucro personal.
  • Y en definitiva, el derecho de albergar, sentir, vibrar y palpitar estas emociones como lo puede hacer alguien que parió en su sitio…pues  están allí… en sus genes alojadas …-

 

3. Orígenes de Villa 18 de Julio a comienzos del siglo XX

 

Como dijimos nacimos en 1950 y pasados unos años – quizás en la adolescencia- ya sabíamos que el lugar en que vivíamos se llamaba 18 de Julio. Pero además éramos concientes de que todo nuestro alrededor sonaba a San Miguel: arroyo, sierras, Parque Nacional, Fuerte, Parador, Aduana, etc. Entonces comenzó a picarnos el bichito de la curiosidad: ¿Cuál era la razón para que existiera aquella contradicción o controversia?; ¿Por qué el pueblo se llamaba 18 de Julio y todo su alrededor San Miguel?

Una maestra hace un tiempo me contaba que estas mismas interrogantes que nos formulábamos en la década del sesenta, muchos niños de la escuela 12 también se las hacían en la del ochenta.

Y cuando el bichito estaba casi al reventar salimos en busca del saber y llegamos hasta los materiales históricos de la Biblioteca de la Facultad de Derecho en Montevideo.

Allí la primera captura fue en el Tomo  95- pág. 105 y 106 del libro de Sesiones de la Cámara de Representantes. Con fecha 10 de julio de 1909 vimos que 18 de Julio aparecía como el nombre de nuestra localidad. Ese día se firmó la declaración de pueblo -asunto que los vecinos pedían, pero lo que no figuraba allí era el pedido de cambio de nombre.

Y con asombro vimos también que el nombre anterior era San Miguel pues el propio Ejecutivo allí lo reconocía. Leímos textualmente: …“núcleo de población conocida hasta ahora por San Miguel en el departamento de Rocha”.

Vean esto:

SOLICITUD DE VECINOS – PROYECTO DE LEY- “Los vecinos de la localidad denominada San Miguel, Departamento de Rocha, vienen gestionando hace algún tiempo la declaración oficial de pueblo. Según los informes que han dado las autoridades del Departamento, constituyen la población de San Miguel, unas cuarenta casas, de las cuales veintiséis son de material, el núcleo de habitantes es de doscientos cuarenta, existe en ella una escuela, comisaría de policía, un centro social y varias casas de comercio, talleres, etc. Tenidas en cuenta esas gestiones y la circunstancia de hallarse situada aquella población sobre la línea fronteriza en un punto donde se levantó en la época colonial uno de los Fuertes destinados a la defensa del territorio y el cual punto sigue siendo – como en aquellos tiempos, el de más frecuentado itinerario entre el Brasil y nuestro país por la frontera del Este  –se ha decidido el Poder Ejecutivo a apoyar la iniciativa y aspiraciones de los vecinos, enviando a consideración de V H, el adjunto proyecto de ley”

            El texto definitivamente aprobado es el siguiente:

Ley de Declaración – Artículo 1º: -“Declárase pueblo con la denominación de “18 de Julio” el núcleo de población conocida hasta ahora  por “San Miguel” en el Departamento de Rocha. 

Artículo 2º: -Autorízase al Poder Ejecutivo para establecer las autoridades correspondientes.

Artículo 3º.-Comuníquese, etc.

Sala de Sesiones de la Honorable Cámara de Representantes.

En Montevideo á 10 de Julio de 1909.

Antonio M Rodríguez

Presidente

Domingo Veracierto

Secretario-

Ministerio del Interior.

Montevideo, 12 de Julio de 1909- . Ley Nº 3.495

Cúmplase, acúsese recibo, comuníquese, publíquese é insértese en el R.N.

WILLIMAN.

José Espalter.

Algunas autoridades locales o departamentales entendieron erróneamente que la aprobación parlamentaria que fue un 9 de julio pues así lo prueba una placa que actualmente luce en una de nuestras calles.

 

4. “Cambio y recambio “de nombre – Como se instala el primer y verdadero cambio de nombre: 18 de Julio por San Miguel.

 

Al respecto vean parte de la discusión parlamentaria: El diputado por nuestro departamento Juan Rodríguez Correa decía: -“La razón que existe para pedir la denominación de “18 de Julio” a esta agrupación de casas, es la de que hasta ahora no tiene nombre ninguno”.

Allí mismo encontró voces contrarias como la del diputado Cachón, quien manifestó: “No he podido comprender nunca que haya interés en cambiar, así arbitrariamente, la denominación de los parajes conocidos desde muchísimos años atrás, con un nombre dado. En ese sentido, yo propongo la modificación del artículo 1º, nada más que al efecto de dársele el nombre de “San Miguel”, al pueblo que hoy se conoce bajo esa denominación”.

También aparece la oposición del diputado López: “Y a propósito voy a rectificar una de las indicaciones que ha hecho el doctor Rodríguez. La agrupación de casas establecida en aquel paraje es relativamente nueva, pero desde que esa agrupación de casas adquirió cierta importancia, se le ha llamado por la generalidad “Pueblo San Miguel”. Este es el hecho cierto; y se explica que haya sucedido así, porque aquel caserío está muy inmediato a la Fortaleza  y al Paso antiguo de San Miguel. Por lo demás, la cuestión del santo creo que no viene al caso: Aquel es un lugar histórico”.-

Nos llama la atención que el Sr. diputado Rodríguez Correa ignorara un material correspondiente al 6 de abril del año 1880. Allí la Comisión de Legislación del Poder Ejecutivo dentro de los fundamentos del Proyecto de Ley delineados sobre la Segregación del departamento de Rocha del de Maldonado, hacia constar lo siguiente: “Está el hecho de que esta parte del territorio ya tiene tres pueblos: San Vicente de Castillos, Lascano y San Miguel” Este material fue rescatado y publicado por la Licenciada Silvia Fuentes en la Revista “Rocha es así” editada el 1º de agosto de 2006 (Pág. 58).

Otro testimonio del nombre original surge de distintos documentos notariales de la época. Así en un compromiso de compraventa realizado por un notario de fuste de la época – cuyo nombre lleva hoy una calle de la ciudad capital del departamento – se lee: Compraventa : En San Miguel quinta Sección judicial del Departamento de Rocha” … “de dos solares de terrenos ubicados en la manzana letra H del Proyectado Pueblo San Miguel” (subrayados nuestros) y dicho documento se encuentre fechado el 4 de diciembre de 1908 y autorizado por el Esc. Orosmán de los Santos.

 

Protocolo del Esc. Orosmán de los Santos (1908) anterior de la nominación legal de "18 de Julio"

Protocolo del Esc. Orosmán de los Santos (1908) anterior de la nominación legal de “18 de Julio”

 

Para culminar esta serie de evidencias o testimonios documentales que certifican que el nombre original de nuestra localidad fue modificado,

Mostraremos el último documento: el correspondiente la elevación a categoría de Villa.

Allí se lee en la exposición de motivos en el aprobado proyecto de Ley Nº 12.876 de 14 de junio de 1961, donde allí se vuelve a reconocer el nombre de San Miguel y tal vez con más insistencia: “El día 10 del entrante mes de julio se cumplirán cincuenta años de la declaratoria de Pueblo, al núcleo de población que hasta entonces se había conocido con el nombre de “San Miguel”, por estar enclavado en las propias faldas  de las sierras del mismo nombre y muy próximo al río que también  lleva el nombre de San Miguel .Es además por sus bellezas naturales, que consisten en hermosas sierras y en su río San Miguel y en su inigualado Parador “La Pulpería”, un lugar de turismo con líneas de ómnibus departamentales e ínterdepartamentales, lo que le da más amplia vida social, que le ha sido reconocida por una numerosa cantidad de visitantes y turistas”. (subrayado nuestro)

 

 

5. Testimonios

 

            A estos documentos de época se agregan testimonios de pobladores del llano y de estudiosos de nuestra tierra. Para ello solamente dos botones de muestra.

“El nombre de “18 de Julio” responde a un oscuro hecho administrativo, ajeno al lugar. A nuestro juicio hace referencia a una fecha, a un hecho administrativo fortuito, trascendente de nuestra conformación institucional, pero totalmente ajeno a lo local y común a todo el país. En última instancia a la ‘casualidad’ del día en que se cumplieron con ciertos actos formales o simbólicos, los que son ajenos al lugar que nos ocupa o mejor dicho, en todo caso, son comunes a la totalidad del territorio”… “El nombre de San Miguel, testimonia un hito fundacional, clave dentro del proceso histórico regional. Un nombre emblemático, cargado de historia local y regional, que atraviesa siglos, que conecta el profundo espacio prehistórico con la historia colonial, San Miguel nos conecta como ningún otro referente del territorio, con el ignorado y profundo pasado indígena. San Miguel se integra con los “Cerritos de Indios” y sus constructores, retrotrayendo  nuestra historia a más de 4000 años. ”- (Prof Leonel Cabrera)  

“Yo siempre escuché decir que 18 de Julio era el pueblo de los ricos y San Miguel pueblo de los pobres- expresaba siempre Miguel Arrienda, viejo carrero obrero de la Restauración del Fuerte San Miguel.

 

 

6. Fuerte San Miguel (1737): Primera edificación de nuestro departamento y célula inicial de población de San Miguel.

 

Pero los fundamentos no solo son documentales o testimoniales referente a la denominación del poblado al momento de su cambio de denominación por su actual nombre. Las razones que nos asisten vienen desde el fondo de la historia.

Así continuamos apasionadamente nuestra búsqueda y nos encontramos conque el nombre de San Miguel se instaló en nuestra zona desde hace tres siglos. En los comienzos del siglo XVIII es introducido por los Misioneros Jesuitas. Los primeros ejemplos son Estancia “San Miguel”, sierras y arroyo con el mismo nombre. Luego vendrían: Fuerte “San Miguel”; Resguardo de Aduanas y Parador – Pulpería de igual nombre. y más recientes: réplica del Fuerte San Miguel en su plaza principal y el santo San Miguel ubicado en la conocida plazoleta, además de calles y almacenes que también llevan su nombre.

 

“San Miguel empezó a existir, veinticinco años antes de la construcción de Santa Teresa. No había en nuestro país, otras poblaciones que las de Montevideo Colonia del Sacramento y la reducción de Santo Domingo. Más que presumir, se puede afirmar por lo mismo, QUE ALLI se estableció la célula inicial de población, de una vasta zona del país Y ello es así, porque siempre en torno a los Fuertes y puestos militares, bajo la fianza de seguridad relativa que unos y otros proporcionan, es que los pobladores pacíficos, se aventuraban entonces a ir a establecer sus “corrales”, “estancias”, y “puestos” en la campaña”- (“Santa Teresa y San Miguel” – Horacio Arredondo, -Pág 33, subrayado nuestro.)

“Las obras de Fuertes y Parques dinamizaron la región, como si una Universidad del Trabajo se hubiera allí instalado.” … “Con los profesionales y artesanos especializados y los consejos e incentivos de don Horacio Arredondo, los jóvenes paisanos con apenas escuela rural se transformaron en artesanos de la piedra, electricistas, sanitarios, carpinteros, herreros, albañiles, avicultores y muchos se interesaron en acentuar su cultura.”  manifiestan Daniel Urioste y María Teresa Rojo

 

7. Restitución de su nombre original

 

Por lo tanto nuestra propuesta no es vacía sino que entendemos que tiene sus raíces históricas y además un conjunto de ventajas a futuro. Entonces: ¿Qué ganamos con eso?

1-Rescatar una verdad: Pues en el Parlamento se utilizaron argumentos carentes de veracidad, cuando se dijo que este lugar “No tenía nombre ninguno”.

2-Un futuro promisorio: Pues ¿qué tenemos para vender sino bellezas?; ¿entonces por que no apostar al rico Patrimonio Histórico Cultural que significa San Miguel?. Es nuestra gran y buena esperanza.

¿Por qué esto último?

Por dos razones. En primer lugar, a través de la herramienta del turismo y canalizando ese potencial, podremos -mediante una oferta competente y calificada- atraer al visitante hasta el pueblo. Y en segundo lugar por una razón de “marketing: En turismo existe ese condimento necesario, por lo que nos preguntamos ¿cuál es el marketing de 18 de Julio,un pueblo que tiene simbolizado a San Miguel en sus entrañas?.

Por ejemplo en su plaza principal llamada “Constitución”, existe una réplica en piedra del Fuerte San Miguel; en la otra -que es una plazoleta- se encuentra el Santo San Miguel; comercios, calles que llevan su nombre y además por si algo faltara, todo el entorno geográfico.

¿Qué tiene para vender 18 de Julio entonces por si mismo?…

Y por sobre todo se trata de hacer justicia con una razón histórica de tres siglos. Consideramos a ese episodio legislativo como una falta de respeto hacia lo que hace al Patrimonio Histórico Cultural de nuestra localidad y zona en general.

 

8. Una propuesta

 

“Yo creo que ustedes se verían beneficiados turísticamente también si mantuvieran con el cambio de nombre,  esa coherencia histórico-geográfica y nominativa”. (Pepi Gonçalves)

Pero ello será posible si la población lo decide y así lo proponemos. Si eso ocurriera sería oportuno antes de decidir, que los lugareños se nutrieran de la necesaria información y analizarla para no tomar decisiones apresuradas en defensa de una historia personal ya que esta no se hizo ni se detiene solamente en nuestro ego. Y pensamos que para esa circunstancia quienes deben y tienen la potestad de hacerlo, son solamente aquellos hijos nacidos y residentes en la localidad con un mínimo de cinco años de  permanencia.

Por los pasos de la historia dados hasta aquí, es posible que también al lector ya no le queden dudas respecto al nombre original de nuestro pueblo.

 

 

9. Pasado, presente y futuro

 

San Miguel en todos lados, aquí el Fortín

San Miguel en todos lados, aquí el Fortín

Respecto del pasado reciente cuando la declaración de villa en la exposición de motivos del texto legislativo leíamos:

“El pueblo 18 de Julio está en pleno progreso y cuenta con más de cuatro mil habitantes; fuertes comercios, comisarías, hoteles, agencias de correos, oficina de la Caja Rural y Pensiones a la Vejez luz eléctrica, aguas corrientes, etc, pero es además por sus bellezas naturales, que consisten en hermosas sierras, y en un río San Miguel  y en su inigualable Parador “La Pulpería”, un lugar de turismo con líneas diarias de ómnibus departamentales e interdepartamentales, lo que le da más amplia vida social que le ha sido reconocida por una numerosa cantidad de visitantes y turistas”.

Tal cifra referida de cuatro mil habitantes – según vecinos – esta Villa nunca tuvo: “La población siempre fue poca y la campaña muy grande” dice la pobladora Rosa Fernández nacida en 1924.

Terminadas las obras en piedra del Parador comenzó el éxodo. La gente con su oficio en las valijas y sin trabajo tuvo que emigrar llevando a su familia. ¿Cuanta gente se marchó a nuestros días? Incalculable. Pero nos atrevemos a opinar que muy próxima a la cantidad real del población que tenía la villa en la década del sesenta. De aquellos muy pocos eligieron quedarse a vivir entre las carencias reiteradas.

Y de aquel pasado remoto, ha perdurado hasta hoy en nuestra Villa lo siguiente:

  • Comisaría;
  • Escuela;
  • Servicios de UTE, OSE y ANTEL;
  • Policlínica de Salud Pública
  • Club Social
  • Sociedad Fomento San Miguel
  • Institución social y deportiva Las Piedras.

Desde aquel entonces a hoy, nuestra Villa no cuenta con los siguientes servicios que ha perdido:

  • Hotel
  • Agencia de correos
  • Oficina de Caja Rural y Pensiones a la Vejez
  • Agencia de ómnibus
  • Farmacia
  • Panadería
  • Oficina de UTE

 

No todo ha sido pérdidas, sino que se han agregado distintas facetas positivas. Así de aquel entonces hasta hoy, en nuestra Villa se han agregado:

  • Asociación Civil de la Tercera Edad.
  • Asociación Civil de padres de estudiantes de Enseñanza Secundaria
  • Policlínica de salud privada
  • Centro MEC .Espacio para las actividades educativas; Alfabetización Digital y de expresiones culturales. Ministerio de Educación y Cultura
  • Llegada de la televisión por cable

Se halla en gestión y muy adelantada la obtención de la Personería Jurídica de  “ASAMI”: Asociación San Miguel. Una nueva Institución que será la encargada de la dirección del Patrimonio Histórico Cultural  y Turístico de la localidad.

Su sede se pretende instalar en el ex predio de la Asociación Cooperativa de Trabajadores de San Miguel donde se sueña con la construcción del “Parque de Turismo Gregorio García” en homenaje a este hombre y los “cien criollos de ley” que construyeron este nuestro Patrimonio Histórico Cultural que nos representa y caracteriza.

 

 

 

 

En este lugar existió uno de los fuertes y antiguos comercios de principios del siglo pasado. Luego de más de medio siglo de abandono actualmente la transformación de este predio ha sido notable.

Bajo la supervisión de la Intendencia Municipal, el apoyo de la Junta Local y la Comisión de Cultura Patrimonio y Turismo del lugar poco a poco este espacio de diez hectáreas de superficie se va convirtiendo en un polo de desarrollo social y promoción turística  para el pueblo y la zona en general.

Están previstas obras como la instalación de una zona de camping, baños públicos; cabañas de alquiler; un Parador Municipal y los respectivos servicios de alumbrado público y agua potable. Actualmente y donde funcionaba la antigua casa comercial, se ha levantado el escenario Orlando Mena; un lugar por el cual ya han desfilado distintos artistas en un evento musical y recreativo incorporado el pasado año 2008 denominado “ San Miguel a Puro Canto a Orillas de la Memoria”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tags: