Oscar A. Bruno Cedrés

  

“Pocos deportes hay como éste, en el que el hombre está solo a expensas de sus fuerzas, pero también es parte de un conjunto que hace que la carrera de bicicletas no sea simplemente una competencia por el triunfo individual, y en la que el competidor busca el triunfo pero no se deja absorber por la envida cuando es el otro el que lo alcanza”

1er. Fascículo “Los Héroes de la Vuelta “– EL DIARIO – LA MAÑANA

 

 

 

SUMARIO: 1. Presentación – 2. Su vida – 3. Próspero da a Rocha el título de Campeón del Este – 4. Próspero Barrios y Juan Alberto Silva: símbolos del deporte rochense – 5. Próspero Barrios, Campeón Americano en Chile – 6. Próspero Barrios gana la Vuelta del ´51 – 7. Arribo triunfal – 8. Homenaje al campeón – 9. Un poema para Próspero – 10.  Apostillas de la Vuelta del ´51 – 11. Próspero y la Vuelta – 12. La Vuelta del ´52 – 13. Su historial en las Vueltas – 14. Otros triunfos – 15. Próspero Barrios y el Intrépido – 16. La despedida a un grande – 17. Reconocimientos a su figura – 18. Agradecimientos – 19. Fuentes Consultadas

 

 

1. Presentación

 

En esta cuarta edición de la “Revista Histórica Rochense”, nuestro artículo será sobre uno de los más grandes mitos del deporte de Rocha: Próspero W. Barrios, el “Lolo”, un ciclista de primer nivel local, nacional e internacional de las décadas del cuarenta y cincuenta.

Un verdadero ídolo de la afición deportiva local, que dejó su nombre impreso con letras de oro, como la casaca de la Federación Rochense de Ciclismo, en la mejor historia del deporte nacional.

En un deporte muy arraigado en nuestra ciudad como el del pedal, que ha tenido a lo largo de los años una cantidad muy importante de protagonistas de gran nivel, Próspero, no solo por sus condiciones de ciclista sino también por las humanas, fue uno de sus mayores exponentes.

Campeón Americano en suelos trasandinos, ganador de una Vuelta Ciclista del Uruguay, Campeón del Este, ganador de innumerables competencias locales y nacionales, en definitiva: un triunfador.

Contar su vida, trayectoria y anécdotas son para nosotros un gran privilegio y también un gran desafío, porque lo haremos no sobre una persona cualquiera sino sobre un colosal deportista, un verdadero prodigio que dio el deporte de nuestro departamento, al que tuvimos la suerte de conocer y tratar, pese a que era mucho mayor que nosotros.

Esperemos que el mismo sea lo más fidedigno y merecedor de éste gran coterráneo, que tantas satisfacciones y alegrías brindo a nuestro pueblo.

 

 

2. Su vida

 

 

Próspero Barrios Soba – conocido popularmente como el “Lolo” o el “Canario” – nació el 8 de julio del año 1922 en la continuación de la calle República Española, en el Barrio España de nuestra ciudad. Era hijo de don José Estanislao Barrios – esquilador y verdulero – y de doña Ignacia Soba; el cuarto hijo de 10 hermanos (cinco varones y cinco mujeres), de una familia humilde  representativa del Rocha de aquellos años.

Cursó los estudios primarios en la Escuela No. 44, “Felicia Banat” del popular Barrio “Las Ranas” de nuestra capital departamental.

Diversas son las tareas que desempeñó a lo largo de sus 87 años. Comenzó en su niñez en faenas rurales trabajando para Don Felipe Altieri, chacra que estaba donde hoy es plena ciudad, en la intersección de las calles Peregrina Balboa y Lavalleja. Allí la quinta, los árboles frutales y la lechería fueron sus primeros trabajos.

Luego fue a la zona de La Pedrera, al campo de Don Rosauro Fernández, donde sus tareas eran las propias del tambo; sacar leche y luego salir a repartirla. Ese fue el comienzo de su pasión por la bicicleta ya que iba y venía dando pedal a lo largo de la vieja ruta que por entonces salía de nuestra ciudad por la zona de la “Zeta”, hacia la zona balnearia.

Luego de cumplir sus labores en el establecimiento rural de Fernández, se subía a su bicicleta emprendiendo el retorno a Rocha donde lo estaban esperando para luego de su arribo largar las clásicas competencias domingueras.

Llegaba Próspero y se bajaba la bandera a cuadros, donde este gran corredor rochense luego de las rudas tareas camperas – y de recorrer 30 kilómetros por sinuosos caminos para volver a nuestra capital – competía con quienes estaban bien descansaditos, recién levantados e igualmente sufrían ante la potencia y la garra del “Lolo” rindiéndose a su paso victorioso.

También fue alambrador en campos de la Ruta 15, entre Rocha y el balneario oceánico de La Paloma, donde asombraba por su fuerza para abrir los pozos a pala en terrenos con mucha piedra. Trabajando como alambrador Próspero se fracturó una pierna en dos partes, colocándole el Dr. Juan Carlos Pertusso Pasqualetti, una chapa con tornillos, como manera de poder soldar la fractura, y en esas condiciones volvió al ciclismo a correr su última Vuelta Ciclista del Uruguay en 1959.

A fines de la década del cuarenta Barrios ingresó a la Policía como chofer, desempeñándose durante muchos años, retirándose con el grado de Sub Comisario en el año 1974.

También trabajó como taxista teniendo su parada en Plaza Ansina, frente al entonces Sanatorio del Este, por la calle Gral. Artigas, siendo muy particular y típico su estilo de trabajo y atención al cliente, quienes sentían una gran atracción por ese mito deportivo viviente que era Próspero Barrios.

Luego de retirado de la Policía volvió a su primer quehacer: quintero; realizando dichas tareas en Primaria, en la zona de “Izcua” y luego en la ciudad de Maldonado, donde pasó a vivir en 1975, hasta su fallecimiento el 24 de mayo del año 2009.

Próspero Barrios se casó en primeras nupcias con Martha Méndez con quien tuvo un hijo, divorciándose y casándose por segunda vez con la docente Amires Laurito, con quien tuvo cinco hijos.

 

 

3. Próspero da a Rocha el título de Campeón del Este

 

 

En setiembre del ´43, la Federación Ciclista Uruguaya designó a Rocha como sede de la Confederación del Este, por lo que en nuestra ciudad se debían disputar las distintas especialidades del Campeonato de la Zona Este.

La Federación Ciclista de Rocha, encargada de la organización del evento estaba por entonces integrada por Aecio Falco que ejercía la presidencia; Farm. Polonio Garicoits como Vice; Homero Bruno Corbo era el Tesorero; Antonio Huelmo Raffo ocupaba la Secretaría y el Dr. Emilio T. Luciani era el Vocal.

La iniciación del Campeonato dio lugar a una lucida fiesta deportiva, izándose por primera vez la bandera representativa de la Federación Ciclista de Rocha. La misma había sido donada por el Presidente, diseñada por el Tesorero y confeccionada por “las hábiles manos de la señorita Maruja Arambillete”, destacaba el diario local La Palabra. Luego del izamiento, se les tomó el juramento deportivo a todos los corredores integrantes de la Federación Ciclista de Rocha. El domingo 24 de octubre se disputó la especialidad de medio fondo, donde triunfó nuestro representante Próspero Barrios

Sobre la actividad llevada a cabo ese día y la obtención del campeonato por parte de Barrios, “La Palabra” escribía la siguiente nota en su edición del martes 26:

“CICLISMO -Las carreras del domingo – Con numeroso público que marginaba las Avenidas se efectuaron las pruebas ciclistas programadas por la Federación Ciclista de Rocha por corresponderle como sede del nuevo Congreso de la Confederación del Este. (…) Luego la carrera de medio fondo por el Campeonato de la Confederación del Este que se inició con tren un poco violento. Punteó Motta, siguiéndole Moizo (Canelones) que de inmediato se le pegó a la rueda. Tal vez esta salida habría sorprendido algunos de los corredores, pero no por eso dejaron de unirse a los primeros e impidió en el transcurso de la carrera, una fuga. A la cuarta vuelta ya abandonaba Domínguez (Minas) y a la séptima Salgueiro (Canelones). Los más destacados corredores Motta y Moizo quedaron muchas veces atrás ensayando piques a fondo sin lograr superarse.Y de esta manera hasta las doce vueltas, en que se vio, Moizo precisado a abandonar por desperfectos en la máquina. Firmes en los pedales marchaban los restantes en pelotón, duro contra el viento, que los obligaba, sobre la Avda. Florencio Martínez a la formación de la fila india. Y así sin despegues, sin fugas, sin persecuciones dio el resto de la carrera una inquietud a los parciales puesto que ya, a no ser por fuerzas mayores no se podía saber quien saldría vencedor. Y vino el embalaje final; bien colocados y sin darse tregua ya próximo a la raya se destacó Barrios ganando a Motta por máquina y media y éste a Arambillete (Minas) por media máquina. Entrando cuarto Santos (Minas). El público que se había mantenido admirablemente durante el transcurso de la carrera, se desbordó sobre la pista aclamando y levantando en andas al campeón de la zona del medio fondo Próspero Barrios.”

 

De esta forma describía el cronista de “La Palabra”, el lauro conquistado por el exuberante ídolo del deporte rochense, primer título de destaque nacional.

Luego vendría un período de autoimpuesto alejamiento del pedal por varios años debido a motivos de trabajo. Pero su amor por el pedal pudo más. Así retornó a fines de los ´40 y así llegaron el triunfo en la Vuelta del 51, el título americano en Chile y el cúmulo de competencias de las llamadas tradicionalmente “domingueras”, tanto a nivel local como del resto del país, las que fueron estableciendo ese nimbo que se ciñó sobre el gran competidor del pedal rochense.

 

 

4. Próspero Barrios y Juan Alberto Silva:     símbolos del deporte rochense

 

En la revista “Rocha”, de la Editorial Minas de diciembre del año 1949, el periodista rochense Jaurés Marchand, escribió el siguiente artículo sobre estos dos cotizados pedalistas rochenses, triunfadores no solo en nuestro medio sino que también a nivel nacional e internacional, defendiendo con orgullo la malla celeste de nuestro país. La misma dice:

“El Ciclismo Rochense Hace Honor al Deporte de Tierra Adentro – Barrios y Silva dos Auténticos Campeones -

    Para decir algo del deporte de Rocha que escape a la trascendencia local y salga fuera de fronteras, hablemos de ciclismo. En él, dos nombres, dos ídolos: Próspero W. Barrios y Juan A. Silva que condensan y polarizan actualmente la atención por sus notables actuaciones que los llevan a ser figuras estelares en el concierto nacional.

   Dos características distintas, dos estilos dispares pero igual corazón y temple de lucha puestos al servicio de la bandera del deporte del pedal que han hecho tremolar en aires de victoria, en el mástil grande de la consagración.

   Cuando aún teníamos el recuerdo de aquellos viejos ciclistas, todo empuje, todo tesón surge allá por 1943 un valor que nos depara la gran satisfacción de conquistar el Campeonato del Este frente a representantes de Maldonado, Minas y Canelones. Era Barrios que pese a su juventud luego se duerme en esta consagración y deja sus actividades para volver tras largo paréntesis en esta temporada.

   Y vuelve a lucir condiciones.

   Interviene en la Vuelta Ciclista y ocupa el sexto lugar en la Clasificación General, ganando la 4ta. etapa en la escapada más sensacional de la prueba, obtiene el segundo lugar en la 5ª. y 10ª. y quinto en la 8ª.. Compite en la “Doble San José” y llega tercero y primero en su categoría, siendo amplio ganador del primer tramo.

   En el Campeonato Nacional de Resistencia llega segundo, cuarto en la Doble Piriápolis y en la Doble Santa Rosa consigue el sexto lugar, pese a las precarias condiciones físicas en que actuó.

    Mientras subsistía aquella crisis de valores, en las categorías inferiores apunta un crack, que escalando posiciones a fuerza de triunfos, merced a su pedalear, y estilo impecable a la par que a su cerebral accionar, llega en meteórica carrera a la categoría de as.

   Es el pibe Juan A. Silva: Silvita como lo distingue la afición, que inscribe en 1948 su nombre por primera vez en una competencia de categoría venciendo en la “Doble Aiguá” luego triunfa frente al plantel del Peñarol de Montevideo que competía con valores como De Armas, el malogrado Di Landro, Bailador, etc.

   Se impone en la “Doble Punta del Este” y obtiene su satisfacción más grande  en la Vuelta Ciclista donde se consagra definitivamente arribando segundo a 3 minutos del ganador, luego de vencer en las 7ª. y 9ª. etapas, secundando en las 6ª. y en tercer lugar en las 5ª. y 8ª.

   Triunfa en la “Doble Piriápolis” y llega tercero en la “Doble Santa Rosa” luego de espectacular fuga con Trueba y V. Pereyra, dejando tras suyo a muchos consagrados.

   El mes pasado, para ser más precisos el 27 de noviembre, Barrios triunfó en la prueba realizada de Maldonado a Punta del Este y San Carlos llegando 2º. Silva aventajando ambos a capacitadísimos corredores.

   Posteriormente Barrios arriba primero también en la Doble Aceguá.

   Hemos señalado en esta breve nota, las performances de dos muchachos que hacen honor al deporte de tierra adentro y que están llamados a tener en un futuro no muy lejano, papel importante en el ciclismo nacional, ya que no tememos pecar de exceso de optimismo al pensar que sus nombres deben estar figurando en la pre-selección de competidores para las luchas internacionales, puestos que se han ganado en buena ley, por sus auténticas condiciones de ruteros.

   Ya han ganado la admiración de su pueblo.

   Su meta soñada será conquistar la de todo el Uruguay.”

Una nota admonitoria de los tiempos que se vendrían de la mano de una excelente periodista como lo fue Marchand.

 

 

5. Próspero Barrios, Campeón Americano en Chile

 

 

En el mes de febrero de 1952 se realizó en Chile, el Campeonato Americano de Ciclismo. En la prueba de ruta la representación de Uruguay estuvo integrada por dos rochenses: Próspero W. Barrios y Juan Alberto Silva. Junto a nuestros coterráneos defendieron la casaca celeste Néstor Parodi y Virgilio Pereyra, siendo el director técnico el campeonísimo Atilio François y sus delegados el Dr. Luis Juan Freccero y Enrique Gully.

La competencia se desarrolló entre las ciudades chilenas de Santiago y Viña del Mar siendo ganador individual de la misma el uruguayo Virgilio Pereyra y por equipos los bravos pedalistas compatriotas.

Sobre este resonante triunfo de Uruguay y nuestros ciclistas, extractamos parte de lo que escribía “Routier” enviado especial del diario capitalino “El Plata”:

 “Estampas del Campeonato Americano – Fue tremenda la emoción en la montaña -

   La ciudad de Santiago los había visto partir bajo el sol que calcinaba las piedras. Frente al Palacio de la Moneda miles de manos se agitaron en el aplauso cuando aquel grupo de los mejores “routiers” de América se puso en marcha escoltado por una interminable caravana de autos y motos. (…) El triunfo de Virgilio Pereyra por otra parte, tiene un alto significado. (…) Igual hicieron Parodi y los rochenses Barrios y Silva. No es necesario resaltar lo magnífico del resultado: Pereyra ganador absoluto en una carrera en la que estuvieron presentes los exponentes máximos del ciclismo americano en carretera, porque no se puede dudar que los que integraron el cuarteto argentino y quienes formaron el equipo chileno, son auténticos valores del ciclismo de fondo. Además, Juan A. Silva constituido en la figura más brillante de la competencia a lo largo de su extenso y duro recorrido, como asimismo compartiendo con el chileno Orellana, la incidencia de mayor emoción: su escapada en Cuesta Barriga. Por su parte, Próspero Barrios hizo un verdadero alarde de capacidad como caminador, realizando persecuciones formidables hasta que logró finalizar en el pelotón (…) Como se ve, bastó trabajar un poco en la forma arriba expresada, es decir, yendo cada uno a lo suyo, especializándose, para recoger el preciado fruto de un título que por haber llegado el ciclismo a la altura que llegó en cuanto a la técnica y popularidad, asume un inmenso valor.”

El vespertino capitalino “El Plata” destacaba el arribo de la delegación campeona a Montevideo el día 23 de febrero de 1952 en el siguiente artículo:

“HOY REGRESARON LOS CICLISTAS EN AVION”

   “Por vía aérea regresaron hoy a nuestra ciudad los integrantes de la delegación uruguaya Campeona Americana de Ciclismo, que fue realizado recientemente en Chile. Dirigentes y corredores arribaron bien, y como fácil es comprender, Virgilio Pereyra, el brillante vencedor de la prueba en carretera fue calurosamente felicitado por los aficionados que concurrieron al aeropuerto de Carrasco a dar la bienvenida a los viajeros.

   El nuevo campeón expresa su satisfacción por la victoria obtenida y destaca también el brillante comportamiento de sus compañeros de equipo, Silva, Barrios y Parodi.

LOS ARGENTINOS OPINAN SOBRE LA PRUEBA EN RUTA

   A su llegada a Buenos Aires, la delegación albi celeste dio su opinión sobre la prueba en Ruta del Campeonato Americano que gano el equipo uruguayo integrado entre otros por dos rochenses: Próspero Barrios y Luis Alberto Silva, lo que hace más grande el triunfo de nuestros representantes.”

 

 

6. Próspero Barrios gana la Vuelta del ´51

 

 

El punto culminante a nivel nacional para nuestro pedalista fue el triunfo en la 8a. Vuelta Ciclista del Uruguay y toda la prensa de entonces destacó la hazaña del “Lolo”.

La Revista “Mundo Uruguayo” escribió al respecto: “Próspero Barrios, el extraordinario penalista de Rocha, hizo suya la competencia correspondiente al año 1951, disputada sobre 1.350 kilómetros divididos en 10 etapas. La permanente amenaza que significaron para el ganador final sus más cercanos perseguidores, el italiano Mario Debenedetti y Luis Ángel de los Santos, fue motivo de la máxima atención de nuestros aficionados. Finalmente, el fuerte caminador de tierra adentro logró sus propósitos de inscribir su nombre como ganador de la importante competencia.

En la colección de suplementos de El Diario – La Mañana, denominada “Los Héroes de la Vuelta” en el fascículo dedicado a la 8ª. Vuelta decía: “PROSPERO BARRIOS CONFIRMA SU CLASE – Las notables condiciones de verdadero rutero que Próspero Barrios venía exponiendo desde temporadas anteriores, tuvieron amplia confirmación en la 8ª Vuelta del Uruguay, 1951, al adjudicarse un triunfo magnífico.

   Fue un triunfo doblemente meritorio, si se tiene en cuenta que ese año actuaron en la gran carrera varios equipos poderosos, perfectamente organizados, y Barrios no integró ninguno de esos equipos, sino que corrió sin contar con la colaboración de otros corredores, logrando destacarse por sus propios medios. Defendió como siempre, los colores del Club Intrépido de Rocha.

Próspero Barrios contó con muy buena colaboración: la de su Director Técnico, Sr. Luis M. Dos Santos, ciclista desde temporadas anteriores, un verdadero estudioso del ciclismo.

  Equipó una amplia camioneta en la que prácticamente se instaló el “cuartel general” para llevar adelante un plan perfectamente estudiado. En ella tenía todo para la atención del corredor: desde una mesa donde almorzar y cenar con toda comodidad; la cama donde dormir tranquilamente en lugares elegidos para acampar en cada etapa; un pequeño taller para reparación de tubulares y la atención mecánica de la bicicleta; mesa de masajes, para lo cual contó con la valiosa colaboración del capacitado masajista, Sr. A. Sanguinetti.

 

Postal de la época

Próspero Barrios, fuerte caminador, pasó a encabezar la clasificación general en la 7ª. etapa, y a partir de entonces defendió vigorosamente su malla oro, hasta llegar con ella a la meta final.”

En la Revista de la Historia de la Vuelta Ciclista del Uruguay, escrita por el Club Atlético Policial, sobre el triunfo de nuestro coterráneo se escribía: “EL SOL NACE FELIZ DESPUÉS DEL TRIUNFO DE PRÓSPERO BARRIOS – Próspero Barrios no fue un ciclista “exquisito”, pero a cambio de exuberancias técnicas expresó una potencia física singular y una férrea voluntad, capaz de doblegar montañas. Ganó para su departamento de Rocha la primera victoria, vistiendo los colores de un prestigioso club, el Intrépido, y ganó sobre rivales calificados que jerarquizan su imposición. Representó la esencia del rutero, del hombre con voluntad.

El diario local “La Palabra” en su edición del lunes 26 de marzo de 1951, al otro día de culminar la Vuelta, en la tapa de la misma titulaba: “Próspero Barrios, El Valiente Rutero Rochense, Se Clasificó Campeón De La VIII Vuelta Ciclista Del Uruguay”

Dedicaba también un artículo, firmado con el seudónimo de “ROCHENSE”,  que decía: “PROSPERO BARRIOS – EL HEROE DE LA VIII VUELTA. Al culminar esta VIII Vuelta Ciclista del Uruguay, con el sensacional triunfo del rochense Próspero Barrios, nos sentimos impulsados a retomar la pluma, ya casi olvidada para glosar, a grandes rasgos, la hazaña increíble de este gran muchacho.

Y decimos increíble porque, lo confesamos sinceramente, no creímos que la energía y la voluntad de un solo hombre pudiera imponerse de una manera tan abrumadora sobre el esfuerzo combinado de organizaciones de indiscutible poderío como lo son los equipo de Peñarol, Belvedere, de Nacional, etc., dentro de los cuales actúan figuras de la jerarquía de François, Debenedetti, V. Pereira y otros de prestigio internacional. No obstante la reserva física y moral, la férrea voluntad del gran rochense fueron suficientes par ir dejando tras su marcha triunfadora a muchos de esos gigantes de las rutas.  

En aquel salto gigantesco, de Minas a Florida, que solo él era capaz de realizar, aprisionó la gloria que ya jamás habrá de abandonar. Después de allí, su gigantesca voluntad y sus inagotables energías iban mellando la resistencia de sus más calificados adversarios, los que, a pesar de estar apoyados por un poderoso equipo quedaban mordiendo el polvo de la derrota.

  Hasta que ayer, culminando esta increíble hazaña ante el ridículo asombro de los narradores de la prueba y de los cronistas de los diarios, que recién parecían percatarse que el vencedor, el verdadero héroe de esa magna prueba, era Próspero Barrios, aquel modesto muchacho de Rocha, que desde ese momento recibía la muchedumbre en clamorosa apoteosis.

Sí, amigos cronistas de Radio Sport y de la prensa de Montevideo, era Próspero Barrios, el que de Florida a Durazno, de Durazno a San José y de allí hasta Montevideo, lucía orgullosamente sobre su pecho triunfador la malla oro, porque él fue el más capaz, el más valiente, el auténtico héroe de la octava Vuelta Ciclista del Uruguay.”

 

 

7. El arribo triunfal

 

 

Fue una gran fiesta, al mejor estilo de todas las manifestaciones deportivas triunfales del deporte de Rocha en cada una de sus expresiones, con un pueblo volcado a la carretera, a las avenidas y calles para culminar siempre en esa mítica Plaza Independencia, el lugar privilegiado para realizar la demostración a los campeones rochenses.

La caravana que acompañó a Próspero por Ruta 9 hasta la ciudad la encabezaba el trasmisor móvil de CW 37 Difusora Rochense. El ganador de la Vuelta ingresó junto a su técnico en un gran tractor, símbolo del poder, arreglado al efecto por Miguel Maciello, detrás venía una gran caravana de ciclistas y luego los coches y camiones repletos de aficionados que vitoreaban al gran ciclista.

Acompañaron a Barrios hasta Rocha todo su equipo de apoyo, el director técnico Do Santos, el masajista Sanguinetti, el mecánico Rodolfo Díaz y el cocinero Maciel.

“La Palabra” al otro día de la llegada a Rocha de Próspero en su edición vespertina titulaba: “Más de 5.000 personas rodearon anoche a Próspero Barrios”. Luego en destacada nota decía: “PROSPERO BARRIOS RECIBIÓ LA ADHESIÓN Y LAS SIMPATÍAS DE SU PUEBLO – Millares de personas se congregaron anoche frente a la sede del Club Social Rocha, para recibir a Próspero Barrios, quien regresó a Rocha como vencedor de la VIII Vuelta Ciclista del Uruguay (…) En la reunión de anoche hablaron el Intendente Municipal, Dr. Mario Sobrero, el Presidente de la Federación Ciclista de Rocha Mario T. Rodríguez, el señor Justo Schiavo en nombre de los vecinos del balneario La Paloma, el delegado del Intrépido el señor Bernabé Sánchez Cuba, el director técnico del corredor Dos Santos, el periodista capitalino Ricardo Levrero (Routier) y  el señor Juan San Martín.

Barrios, agradeció, profundamente emocionado, el homenaje que le tributaba su pueblo”.

Luego del gran homenaje brindado en el estrado levantado en Plaza Independencia frente al Club Social Rocha, se realizó una cena en los salones de la Confitería Trocadero.

 

 

8. Homenaje al campeón

 

 

El sábado 14 de abril, en la cantina del Club Deportivo Unión, un grupo de amigos le brindó un almuerzo en reconocimiento y admiración por su reciente triunfo.

El menú del almuerzo estuvo a cargo Eloy Rodríguez que contó con la colaboración del “Oriental”. El Club Deportivo Unión en la persona de Mayo Bacigaluppi hizo uso de la palabra, entregándole un banderín de la institución con una alocución que finalizó de la siguiente manera: “Y regresásteis con el triunfo en medio de la simpatía popular, hermosa adalid para quien exalta en su alma un ideal generoso y un firme propósito de así intentarlo. PRÓSPERO BARRIOS: que los rayos de oro que emergen en esa malla que te sirvió de guía en tu triunfal cruzada, ilumine también tu corazón y no os llene de soberbia, pues tales atributos son siempre los destructores del carácter.

  Se siempre como hasta ahora sencillo y leal”.

Supo cumplir tal petitorio al pie de la letra.

 

 

9. Un poema para Próspero

 

 

El triunfo de Próspero en la Vuelta Ciclista, llevó a todo un pueblo de una manera u otra a demostrarle su cariño y agradecimiento, y fue así que “La Palabra” en su edición del 29 de marzo de 1951, publicó los versos escritos en homenaje al bravo rutero coterráneo por Josefa Pereyra de Olivera.

 

Los mismos dicen:

“Se fue solito, siguió la ruta,

con su sonrisa se despidió;

dijo que pronto regresaría,

como lo dijo ya lo cumplió.

Bravo muchacho que en los caminos

luchaba firme sin desmayar,

pensando siempre en su pueblito

que eso esperaba con ansiedad.

Próspero Barrios, campeón querido,

que a nuestro Rocha supo traer

nuevos laureles llenos de gloria,

que nunca, nunca me olvidaré.

Debenedetti todo el camino

hizo menciones a disparar,

pero él alerta no lo dejaba

y se afirmaba en el pedal.

Pueblo de Rocha, todos alerta

deben de estar,

hoy llega Barrios con sus laureles

y un fuerte abrazo le deben dar.

Siento en el alma que mi memoria

no me ayudara un poco más,

porque comprendo que esto no es nada

¡Próspero Barrios merece más!

 

 

10.  Apostillas de la Vuelta del ´51

 

 

*En esta VIII Vuelta del Uruguay, corrieron además del ganador Próspero Barrios, tres rochenses más.

a) Clotilde Graña, también defendiendo los colores del decano, quien arribó en el lugar 47º en la clasificación general de la prueba.

b) Juan Alberto Silva, que ocupó el 7º lugar al final de la competencia, defendiendo los colores del Club Belvedere de Montevideo.

c) Julio Martínez, que corrió la Vuelta por el Club Deportivo Artigas, terminando en el puesto 46º de la clasificación final

*Fue por primera vez que el corredor que encabezaba la Clasificación General lucía la hoy tradicional malla oro. Carlos Gonella del Club Surcos, tuvo ese privilegio, el mismo que tuviera a partir de la 7ª etapa Próspero Barrios.

*Próspero Barrios empleó 33 horas 12 minutos y 54 segundos en recorrer los 1.350 kilómetros que tuvo la VIII Vuelta.

*El segundo clasificado en la general, Mario Debenedetti del Club Peñarol arribó a 2 minutos 32 segundos de Próspero.

*Largaron en la capital de la República 130 competidores, arribando al velódromo municipal al final de la prueba solamente 56 corredores.

*Tuvimos entonces el gran honor, con tan solo 6 años,  al arribo de la caravana triunfal en nuestra ciudad con Próspero subido al tractor gigante rodeado por su pueblo, de entregarle una malla del Intrépido hecha a mano por una gran partidaria del club decano, familiar de los primeros dirigentes de la misma,  María Elena Saldain  al pasar la misma frente a su comercio en la calle Gral. Artigas casi 25 de Mayo.

 

 

Llegada de la Vuelta a Montevideo en 1951

 

 

 

11. Próspero y la Vuelta

 

El romance de Próspero Barrios con la Vuelta no fue solo durante un año. Participó en seis Vueltas Ciclistas del Uruguay, la primera vez que lo hizo fue en la 6ta. edición, corrida en el año 1949 y la última en la 16ta. disputada en 1959.

En estas seis Vueltas, defendió en tres oportunidades  la casaca de la Federación Ciclista de Rocha y en las otras tres la verde y blanca del decano Club Ciclista Intrépido.

Corrió dos veces conjuntamente con otro gran pedalista rochense como lo fue su hermano Gabriel Demetrio Barrios. Esto ocurrió en la prueba del año 58 y en la del 59.

En la 15ta. edición Próspero defendió al Intrépido y su hermano Gabriel Demetrio – “ El Tino” -  al Club Deportivo Artigas, ambas instituciones de Rocha. En la competencia corrida en el año 1959, ambos hermanos defendieron la maillot de la Federación Ciclista de Rocha, dándoles el quinto puesto en la general por equipos a la representación rochense.

 

 

12.  La Vuelta del ´52

 

  A pesar de estar en el pináculo de su carrera deportiva las cosas no le eran fácil. La siempre chusca economía se hacía un cuello de botella a sortear en cada competición. Por ello para superar la peripecia del ´51 organizó una rifa de un vehiculo, una camioneta “Dina-Panhard”, carrozada. Para ello solicitó la correspondiente autorización municipal pero se encontró con una inusitada oposición: la del propio intendente Dr. Mario Sobrero.

Como dato anecdótico de esa rifa para la participación del ganador de la Vuelta anterior, transcribimos el acta de la sesión de la Junta Departamental en la que se vota la autorización para la misma y de donde se desprende la oposición del señor Intendente de entonces, prevaleciendo la opinión mayoritaria de los Ediles:

 “Sesión del 6 de marzo del año 1952:

  9º. ASUNTO.- Próspero W. Barrios sobre exoneración del pago de derecho a una rifa de una camioneta y de una bicicleta, con el fin de costearse los gastos en la próxima prueba ciclista denominada “Vuelta del Uruguay”.

  Leída la petición, el Sr. Intendente se refiere a la contribución que ya le hizo la Intendencia al Sr. Barrios en la competencia anterior, y que en esta oportunidad le parece que no corresponde hacer la exoneración, dado que la rifa en la forma que está proyectada, le permitirá al mismo, una elevada ganancia, evitándose al mismo tiempo un mal precedente para el futuro; manifiesta a la vez que el Ejecutivo ha destinado la suma de $ 200,oo como premio a  la etapa que se llevará a cabo en esta ciudad en dicha prueba ciclista.

  El Edil Esc. Silvera dice que es partidario del deporte y por lo tanto que se le exonere de los derechos municipales a la rifa proyectada, dado los fines que se persigue, a pesar de entender que la cantidad a que asciende la citada rifa, es bastante elevada.

  A esta altura de la sesión, se prorroga la hora por 15 minutos, por moción del Edil Corradi.

  Después de un largo debate en el que intervienen varios Srs. Ediles y el Sr. Presidente, se aprueba por mayoría, una moción del Edil Sr. Fernández, en el sentido de que se le conceda al Sr. Barrios la exoneración del pago de los derechos a la rifa proyectada, dado los fines.”

Eran otros tiempos y era conocida la filiación nacionalista del pedalista así como su vínculo de parentesco con el entonces diputado blanco Antonio Gabito Barrios. Pero finalmente el interés deportivo se abrió paso.

En esa Vuelta del Uruguay, la IX de su historia, defendieron al pedal rochense varios competidores además de Próspero y ellos fueron: los hermanos Juan A. Silva y Luis V. Silva que lo hicieron por el Policial de Montevideo; en la categoría militar lo hicieron Hermes Rodríguez y Walter Rotela defendiendo los colores del Deportivo Artigas y por categoría Interior participaron Clotilde Graña, Rosalío Sosa, Raúl Sánchez junto a Próspero, todos por la Federación de Rocha.

13. Su historial en las Vueltas

 

De cada participación del campeón rochense en las Vueltas, extraemos el siguiente detalle:

•     6ª. Vuelta, año 1949, finaliza en el 6to lugar de la Clasificación General, defiende a la Federación Ciclista Rochense, siendo cuarto en la primera etapa, segundo en la quinta, quinto en la novena, ésta con llegada en nuestra ciudad, gana el embalaje en el pasaje por la ciudad de San Carlos en la penúltima, ocupando el segundo lugar en la décima etapa.

•     7ª. edición corrida en el 50, termina en el 4to lugar de la general y lo hace nuevamente corriendo por la Federación rochense. Ocupa el segundo lugar en la tercera etapa; el cuarto en la quinta; llega segundo en la sexta y quinto en la novena.

•       8ta. edición de la Vuelta, 1951, el gran año de Próspero, con los colores del decano, el Intrépido, conquista la más importante competencia del pedal americano.

•       9ª. Vuelta, 1952, arriba en el 5to. lugar en la general, obteniendo un quinto puesto en la 4ta. etapa y el segundo lugar en la última etapa de ese año.

•     15ª. la del año 1958, luego de un ostracismo de cinco años vuelve a competir el gran pedalista en la Vuelta, ocupa el lugar 21º. de la clasificación general de la prueba.

•     16ª. Edición de la Vuelta Ciclista del Uruguay, 1959, última que corre, finaliza en el puesto 20º. y lo hace con los colores de la casaca color “oro” de la Federación de Rocha.

 

14. Otros triunfos

 

14.1 – 1948: GANA VARIAS COMPETENCIAS

          DOMINGUERAS

 

Próspero Barrios en un año de destacada actuación impuso su impronta como corredor de las tradicionales competencias domingueras de una etapa. Es así que ganó la competencia corrida entre las ciudades de Maldonado, Punta del Este y San Carlos. También obtuvo la Doble Aceguá corrida en el departamento de Cerro Largo. En la Doble Montevideo-Piriapolis se ubicó en el cuarto puesto y en la tradicional Doble Santa Rosa arribó en el puesto sexto.

 

14.2 – VICE CAMPEON NACIONAL DE RESISTENCIA

 

En la década de cuarenta representando al ciclismo de nuestro departamento defendiendo los colores de la Federación fue Vice Campeón Nacional de Resistencia, dando así a Rocha otra alegría, una más de las tantas que a lo largo de su carrera nos diera este verdadero crack del solar “Donde Nace el Sol de la Patria”.

 

14.3 – PATRON DE LAS GRANJAS DEL NOROESTE

 

En 1950 ganó por primera vez la competencia “Las Granjas del Noroeste”, obteniendo además todos los embalajes de la prueba, marcando su impronta, toda su potencia y fuerza. En la temporada de 1952, el “Lolo” Barrios volvió a repetir la proeza y obtuvo nuevamente la competición “Las Granjas del Noroeste”, por lo que la prensa especializada lo bautizó con el nombre de “Patrón de las granjas del Noroeste”. De esta carrera se destaca una singular anécdota: Al cruzar Próspero el puente junto a la pista de remo, que era de madera, cayó al agua, se levantó,  prosiguió y ganó la competencia. Todo un fenómeno, un verdadero gladiador, un invencible.

 

14.4 – TRIUNFA EN MONTEVIDEO

 

En el mes de enero del 50, el Club Ciclista Liverpool organizó una competencia en circuito sobre 75 kilómetros, en la misma el rutero del Intrépido ganó con su sello: potencia, fuerza y garra.

 

14.5 – DOBLE MINAS: NOTABLE ANIMADOR

 

En marzo del año 1950, la gran dupla rochense de Barrios-Silva se impuso con gran prestancia y ventaja en la Doble Minas, competencia de dos etapas, entre la capital de la República y la capital serrana. Esta competencia en ruta fue un monólogo de los campeones panamericanos rochenses.

El diario capitalino “El Debate” le dedicó media página a esta gran actuación de nuestros representantes. Lo hizo con grandes titulares y varios fotos, la de Silva la titula: “El gran rutero de Rocha”, la de Próspero: “Un Gran Valor”.

El título principal lucía con grandes letras y a todo tamaño: “LOS DOS ROCHENSES CAMPEONES DE AMÉRICA RATIFICARON CREDENCIALES EN LA DOBLE MINAS”

 

 

 

14.6 – DOBLE CASTILLOS:

 

El 6 de enero del año 1952, “Día de los Reyes Magos”, el Club Deportivo Artigas organizó con total éxito la competencia “Doble Castillos”. En lo que en aquellos tiempos era una importante prueba dentro del calendario local de la Federación Ciclista de Rocha, el bravo rutero defensor del Club Ciclista Intrépido se impuso ampliamente, sacando una ventaja sobre el segundo corredor, O. Dinegri del Victoria Pedal de la ciudad de Castillos de varios minutos, demostrando el “Lolo” Barrios su supremacía en el medio local.

 

 

15. Próspero Barrios y “El Intrépido”

 

 

 

Próspero con la malla del “Intrépido”

Próspero Barrios en su larga y exitosa trayectoria, solo defendió tres camisetas: la de Uruguay en Chile;  la de la Federación Ciclista de Rocha en Campeonatos del Este y Vueltas del Uruguay y la “verde y blanca” del Club Ciclista Intrépido, tanto en competencias locales como en la prueba más importante del pedal americano: la Vuelta del Uruguay, la que ganará con esa camiseta en 1951. Siempre tuvo una fuerte y afectiva ligazón con la institución de sus amores. Ella lo hizo volver a la competencia luego de haberse retirado.

De la historia escrita por el periodista Juan P. San Martín Téliz sobre el Club Ciclista Intrépido extraemos la siguiente parte donde se refiere a la actuación de Barrios en dicha institución: “Luego, en 1948, cuando una selección de la Federación Ciclista de Rocha fue a competir en la 5ª. Vuelta, esa Selección estuvo integrada totalmente por corredores del Intrépido, lo que evidenció además el espíritu federacionista del Club, que en base a su poderío deportivo podría haber optado por competir asumiendo su propia representación.

 De esa edición de la Vuelta habría de derivar una situación si no insólita, por lo menos sorpresiva. En efecto: un joven comerciante local, cuyo entusiasmo frente a la realidad del ciclismo rochense lo había llevado a acompañar con su automóvil a la Selección que concurrió a la Vuelta, decidió al término de la misma asumir un mayor protagonismo en dicho deporte, fundando el Club Nacional de Ciclismo; y todos los corredores de la Selección ( y del Intrépido) pidieron pase para ese Club (salvo dos que lo hicieron para otros clubes), seguramente, aquéllos, en reconocimiento al apoyo que el fundador de Nacional les había dispensado durante la carrera. Tal situación significó que el Club decano quedara sin ningún corredor de Primera Categoría, con la consiguiente decepción de sus dirigentes y asociados y con el riesgo de quedar fuera de competencia; pero este hecho, a su vez, originó un nuevo acontecimiento, que sería de enorme trascendencia para el Ciclismo Departamental y para el Club: el poder de convicción de don Adalid Pereyra (entonces Presidente del Intrépido) logró el retorno a la actividad del corredor Próspero Waldemar Barrios, retirado dos años antes, luego de haber obtenido el título de Campeón del Este de Medio Fondo. Rápidamente se situó Barrios en un elevado nivel competitivo; fue seleccionado para participar en la 6ª. Vuelta del Uruguay, contribuyendo con su sexto puesto al triunfo del equipo; formó parte, junto al también rochense Juan Alberto Silva, de la cuarteta uruguaya que ese año ganó el Campeonato Sudamericano de Ruta en Chile; volvió a competir al año siguiente en la Vuelta Ciclista alcanzando el quinto puesto, y en la edición subsiguiente de esta competencia (8ª. Vuelta, en 1951) alcanzó la victoria individual luchando solo contra equipos, dándole a su Club no solamente su más remarcable triunfo deportivo sino también su homenaje personal al quitarse (luego de su arribo) la malla oro que ostentaba, para lucir ante el público que lo aclamaba, la camiseta verde y blanca de su institución. Por otra parte, se recuerda que había tenido Próspero la oportunidad de ofrecer un significativo tributo a su Club, al ganar precisamente en la fecha aniversario de éste, una etapa de la Vuelta en el centro del País.”

 

 

16. La despedida a un grande

 

 

Al día siguiente del sepelio de Próspero Barrios, el lunes 25 de mayo de 2009, el periódico local “El Este” lo despedía poniendo el siguiente artículo: “PRÓSPERO: VIVES POR SIEMPRE EN TU GENTE – “Muerte, no te llevaste a Próspero Barrios… Viva El Lolo” pronunció emocionadamente Silvio Cardoso, el gran relator del ciclismo rochense y uruguayo, al despedir ayer en el Cementerio de Rocha, al ganador de la octava Vuelta Ciclista del Uruguay en 1951.

Sorpresivamente el sábado a la tarde, Rocha se conmociona con la triste noticia de la muerte de Próspero en la ciudad de Maldonado, en donde residió en los últimos años. El pueblo deportivo estaba en la soleada tarde siguiendo las alternativas de Palermo y Nacional en el Sobrero. Otros, preparando las bicicletas para la carrera de ayer domingo, organizada por el Club Peñarol.

Próspero, denominado “El Canario” fue campeón sudamericano en Chile, integrando el equipo nacional junto a Virgilio Pereyra, Néstor Parodi y otro rochense de gran estirpe: Juan Alberto Silva, dirigidos todos por Atilio François. Aquellos tiempos de gladiadores, soñadores de caminos, poniendo voluntad, trabajo y capacidad para vencer las adversidades de la vida.

Próspero Barrios, se distinguió por ser un ciclista de gran potencia, coraje y audacia para lograr sus triunfos. No era un sprinter, pero por su potencia ganó centenares de carreras en todo nuestro país. Sus hazañas hacen que las lágrimas broten fácilmente en los que peinan canas, tiempos de miles de personas esperando en la ruta, un pueblo volcado hacia los caminos por donde se escribía la historia a sangre, sudor y lágrimas.

Fue denominado el patrón de las granjas del noroeste. Su máxima hazaña fue la Vuelta Ciclista del Uruguay del 51, donde sin equipo que lo ayudara, ya que su compañero del Intrépido, Clotildo Graña, llegó a más de dos horas en general, igualmente conquistó el liderazgo de la general en la séptima etapa.

Así, llegó triunfante a la ciudad de Montevideo. Derrotando a competidores de gran categoría como sus escoltas en la general: Mario Debenedetti, Luis  Ángel de los Santos, el tacuaremboense Luis A. Rodríguez, el maragato Luis Pedro Serra y otros competidores como Dante Sudatti, Justo Lucerna, Rodolfo Piotto; teniéndose en cuenta que también fueron de la partida, Primo Zucotti, Atilio Francois, Aníbal Donatti y Virgilio Pereyra.

Al año siguiente, Próspero, fue quinto en la Vuelta. Un poco después sufrió la fractura de una de sus piernas caérsele encima un árbol. Recuperado, volvió a competir y participó en dos oportunidades en la Vuelta Ciclista del Uruguay habiendo finalizado a los 21 en 1958 y a los 20 en 1959 defendiendo a la Federación Ciclista de Rocha. En esos años comenzó a competir en la Vuelta su hermano menor, Gabriel Demetrio Barrios, conocido como Javier, quién obtuvo también la Vuelta del Uruguay de 1961.”

Ese día de despedida como no podía ser de otra manera sobre su féretro lucía la bandera de su querido club Intrépido.

 

 

17. Reconocimientos

 

 

La figura de Próspero Barrios, además de generar gran devoción y apego en la gente amante del ciclismo, también generó en el resto de la población y de los distintos gobiernos departamentales simpatía, cariño y reconocimiento.

Fue así que ante una iniciativa de ese otro gran personaje del ciclismo rochense que lo fue Silvio Ricardo Cardoso Pioli, cuando éste era Edil Departamental en 1998, propuso y consiguió que ese Cuerpo Legislativo lo apoyara en la designación con el nombre de Próspero Barrios a la Pista de Ciclismo ubicada en el Parque del Paso Real de nuestra ciudad capital, siendo la idea apoyada por el Intendente Municipal de ese entonces Don Adauto Puñales Lascano en el año 1999.

En el citado lugar hoy hay una estela recordando tal acontecimiento y que dice:

“El Gobierno Departamental y pueblo de Rocha en homenaje al ganador de la Vuelta Ciclista 1951 Próspero Barrios. Administración 1995-2000 Intendente Municipal Adauto Puñales”

El 24 de mayo de 2010, su esposa Amires Laurito hizo entrega en acto realizado en los salones de la Intendencia Municipal de Rocha, de la bicicleta con la que Próspero Barrios ganara la Vuelta del 51, al entonces Intendente Municipal Pilar Altez, la que así pasó a integrar el mejor acervo deportivo de nuestra tierra.

La misma quedó en exhibición  en edificio comunal hasta que Rocha tenga un Museo del Deporte, donde iría a engalanarlo este preciado trofeo.

El acto contó con la presencia de viejos ciclistas, familiares, periodistas, funcionarios municipales, amigos de Próspero, comenzando el acto con las estrofas del himno a Rocha entonadas por la Coral Municipal “Néstor Rosa”.

Por suerte tuvo homenajes merecidos en vida y estos se prolongan luego de su muerte manteniéndose vivo en la memoria popular.

 

18. Agradecimientos

 

Dr. Alejo Alejandro Umpiérrez

Periodista Víctor Velázquez

Silvia Silva, funcionaria de Archivo Intendencia Municipal de Rocha

Periodista Juan P. San Martín Téliz

Gabriel Demetrio Barrios, hermano de Próspero Barrios

“Quico” Guerra, encargado del archivo del diario La Palabra

Maestra María de los Ángeles Muñoz Brun

 

19. Fuentes consultadas

 

Revista Mundo Uruguayo-Abril/1951

Archivos diarios de Rocha: La Palabra- El Este

Archivos Diarios capitalinos: El Plata – El Debate

Revista “Rocha” Editorial Minas-Diciembre/1949

Revista “Rocha 200 años”

Suplemento “Héroes de la Vuelta” de El Diario y La Mañana

Historia de la Vuelta editado por el Club Atlético Policial de diciembre/1976

Archivo de la Intendencia Municipal de Rocha

Gabriel Demetrio Barrios

Reseña biográfica escrita por su señora esposa Amires Laurito en mayo/2010

Tags: